Diario Uno Judiciales carrizajelo
Lavado de activos

Ruta del dinero K en Mendoza: ordenan revisar el embargo de una estancia en Tunuyán

La Cámara de Casación Penal hizo lugar al pedido del empresario Roberto Jaime Erusalimsky, quien de buena fe le había comprado la propiedad al ahora condenado Leonardo Fariña

La investigación por la ruta del dinero que involucró a Lázaro Báez y a Leonardo Fariña todavía tiene su capítulo pendiente en Mendoza. Un importante empresario que estuvo vinculado a la causa pero terminó sobreseído busca que le levanten el embargo de una multimillonaria estancia que compró en el Valle de Uco.

La historia tiene su punto de partida en 2010, cuando Fariña adquirió la estancia El Carrizajelo, una propiedad de varias hectáreas ubicada en El Sauce, Tunuyán. Le pagó a su dueño 5 millones de dólares.

Esa fue una de las puntas del iceberg que terminó destapando una megainvestigación que derivó en condenas a mediados de febrero pasado: Lazaro Báez recibió 12 años de prisión y Fariña, 5 años. Este último no pudo justificar el origen de los billetes estadounidenses y la pesquisa giró en torno a que era testaferro de Báez.

Para la Justicia, un de las pruebas claves del lavado de activos fue que Fariña vendió la propiedad dos años después en 1,8 millones de dólares. El comprador fue el empresario Roberto Jaime Erusalimsky, vinculado al rubro de la salud.

De hecho Erusalimsky estuvo procesado en el expediente por la ruta del dinero pero terminó sobreseido al no encontrarse pruebas que lo vinculen a Báez o Fariña, excepto el haberlo conocido en la transacción de compra-venta de El Carrizajelo.

Pero la estancia continúa embargada por la Justicia. La medida preventiva se trabó el 7 de mayo de 2014 y se confirmó con la condena de febrero pasado. Es una de las tantas propiedades y bienes que se decomisaron a los condenados, por un total de 55 millones de dólares.

Los abogados de Erusalimsky presentaron un recurso de casación el 22 de septiembre pasado. Argumentaron que la compra a Fariña se realizó de buena fe y prueba de ello es que demostró contar con el dinero lícito para pagarle los casi 2 millones de dólares, que declaró la propiedad entre sus bienes y que abonó un precio similar al valor del mercado. Agregaron que ya se han realizado inversiones en el lugar y está siendo perjudicado al no poder disponer de la propiedad.

Desde la Unidad de Información Financiera (UIF) y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) pidieron que se ratifique el embargo. Explicaron que Erusalimsky no tuvo participación delictiva pero eso no implica que sea el "titular legítimo" de la estancia ya que con esa adquisición Báez y Fariña "introdujeron en el mercado dinero proveniente de un ilícito penal". Para ello, utilizaron escrituras que serían falsas.

La Cámara Federal de Casación -Mariano Borinksy, Javier Carbajo y Angela Ledesma- accedió al pedido del empresario, revocó la confirmación del embargo y ordenó al Tribunal Oral en lo Criminal Federal 4 de Buenos Aires que se pronuncie nuevamente. En palabras sutiles, ordenó a los jueces a levantar el embargo sobre la propiedad.