Instancias finales

Pidieron 12 años de cárcel para un ex funcionario de Godoy Cruz acusado de abuso sexual a su hijastra

Al cumplirse casi 7 meses del comienzo, este lunes se realizaron los alegatos en el juicio contra Luis Gabriel Mendoza (46), quien era director general de Gestión Social en ese municipio. La presunta víctima del abuso sexual fue la hija de su pareja cuando tenía entre 12 y 15 años

Una de las investigaciones por abuso sexual más complejas de los últimos años está a pasos de ver la luz. El ex funcionario de Godoy Cruz Luis Gabriel Mendoza (46) sabrá en un puñado de días si es declarado culpable o inocente por haber vejado en reiteradas ocasiones a la hija de su pareja cuando era menor de edad. El fiscal del juicio solicitó una pena de 12 años de cárcel.

Desde el 11 de abril pasado que Luis Mendoza, quien fuera director general de Gestión Social durante la primera intendencia de Tadeo García Zalazar, se viene sentando en el banquillo acusado de haber violado en reiteradas ocasiones a la joven cuando tenía entre 12 y 15 años -ver más abajo- cuando vivían en una casa ubicada en calle Paso de los Andes. Han pasado decenas de jornadas y más de 30 testigos para llegar a la etapa de alegatos en el juicio, donde cada una de las partes realizar sus conclusiones sobre la causa.

Este lunes fue el turno del fiscal de Delitos Sexuales Gustavo Stroppiana, quien solicitó una condena de 12 años de cárcel por abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la convivencia con la menor y por la guarda. El caso ha sido tan entramado que Luis Mendoza, que estuvo casi 3 años privado de su libertad, llegó en libertad a esta instancias y por más que sea encontrado culpable continuará en esa condición hasta que el fallo quede firme.

Los argumentos de la acusación

La teoría del fiscal Stroppiana es que Luis Mendoza abusó a la menor entre una y dos veces por semana desde 2013 a 2015, cuando la víctima tenía entre 12 y 15 años. El hombre aprovechó que la familia ensamblada vivía en un domicilio en Godoy Cruz para meterse en su cama durante la noche y tocarla en sus partes íntimas. También habría cometido hechos similares mientras la llevaba en su auto hasta el colegio.

Una primera denuncia se realizó en el año 2014 por parte del padre biológico de la presunta víctima. Si bien se inició una pesquisa, quedó en la nada ya que en sus declaraciones la niña luego se retractó y aseguró que había mentido.

La situación se reiteró a fines de 2016 con una segunda acusación judicial también impulsada por el padre de la menor. Pero en este caso, la víctima narró con detalles los vejámenes a los cuáles había sido sometida en los últimos años y retrató un contexto de abuso sexual que fue in crescendo.

Gustavo Stroppiana.jpg
El fiscal Gustavo Stroppiana lidera la acusación por el abuso sexual en Godoy Cruz.

El fiscal Gustavo Stroppiana lidera la acusación por el abuso sexual en Godoy Cruz.

La investigación se complejizó porque la madre de la denunciante negó terminantemente que su pareja haya tocado a su hija. Mendoza también declaró negando la acusación y hasta ofreció pruebas, como mensajes de Whastapp que se enviaba con la niña, que respaldaban que tenía una excelente relación con ella.

Sin embargo, en marzo de 2017 se ordenó la detención de Mendoza. Para ello fueron claves un informe médico que constató una lesión en la víctima compatible con una penetración con el dedo y también las pericias de distintos organismos como el Equipo para el Abordaje del Abuso Sexual Infanto-juvenil (EPAASI) que encontraron síntomas específicos -el relato- e inespecíficos -angustia y llanto- de una persona que sufrió agresiones sexuales.

Durante su alegato de este lunes, el fiscal Stroppiana también se respaldó en que los peritos reflejaron que en la primera denuncia la víctima se pudo haber retractado ya que su madre amenazó con quitarse la vida. Tras eso, pudo haber un acomodamiento que dio lugar a los abusos crónicos y que son "mecanismos defensivos para sobrevivir" en un contexto familiar de pocas contención, ya que su progenitora nunca le creyó y su padre estuvo ausente en varios períodos de tiempo. También consideró que la denunciante pudo padecer temor por el "poder político" del entonces funcionario de Godoy Cruz.

► TE PUEDE INTERESAR: Enviaron a la cárcel a un ex funcionario de Godoy Cruz acusado de abusar de una menor

Otra de las pruebas claves para la Fiscalía fue la declaración de tres personas del colegio donde asistía la víctima -una psicóloca, una monja y un sacerdote- a quienes la víctima les confesó lo que había padecido.

Por último, planteó que si bien la pericia psicológica a Luis Mendoza no advirtió indicios de una persona pedófila, sí encontró rasgos obsesivos, narcicistas y de confirmación de poder que se pueden trasladar a lo sexual.

El juicio continuará el próximo viernes con el turno de los abogados de la víctima -se especula con que soliciten una resolución similar- y luego continuará el abogado defensor Marcelo Biglieri. Finalmente, será el juez Eduardo Martearena quien dicte la sentencia.