Un hombre que prendió fuego a su pareja a fines de 2019 fue condenado a una pena de 11 años de cárcel. En el intento de femicidio en Tunuyán la víctima estuvo un par de días internada en delicado estado aunque pese a la brutal agresión logró salvar su vida.

Luciano Javier Montoya (46) fue el triste protagonista del hecho de violencia de género en los últimos días de ese año. Este lunes se sentó en el banquillo de acusados y se especulaba con que el juicio se desarrolle a lo largo de la semana. Sin embargo, la defensa del hombre pactó con los fiscales -Sebastián Capizzi y Jorge Quiroga- resolver la situación en un juicio abreviado final.

Seguir leyendo

Montoya admitió haber cometido el delito de tentativa de homicidio agravado por mediar violencia de género y recibió una pena de 11 años de prisión -la escala penal era de 10 a 15 años-. Fue el juez David Mangiafico quien avaló el acuerdo entre las partes y dictó la sentencia condenatoria, donde también se contempló un pedido expreso de la Fiscalía para el tratamiento carcelario en violencia de genero.

El hecho ocurrió el 4 de diciembre de 2019, cerca de las 22, cuando un llamado al 911 alertó sobre un incendio que se estaba produciendo en una casa ubicada en calle Crayón. Las autoridades llegaron al lugar, se encontraron con el fuego que abarcaba una parte de la propiedad y rápidamente sospecharon que se trató de un intento de femicidio en Tunuyán.

Una mujer de 39 años presentaba varias quemaduras en su cuerpo pero así y todo alcanzó a manifestar que su novio la había golpeado, la había rociado con alcohol y la había prendido fuego. Luego fue trasladada al Hospital Scaravelli donde además de las quemaduras en un brazo y en la pierna derecha le diagnosticaron varios traumatismos por los golpes que recibió. Quedó internada y días después logró obtener el alta médica. En tanto que Luciano Montoya fue detenido el mismo día del brutal ataque.