Diario Uno Judiciales Crimen en Tupungato
Beneficio negado

Mató a su hijo y pidió cumplir la condena en su casa por una enfermedad

Celeste González fue condenada hace dos años por el crimen en Tupungato. La mujer que mató a su hijo junto a su pareja intentó obtener el arresto en su casa

Hace exactamente dos años que Celeste González (25) recibió la máxima pena de prisión perpetua ya que mató a su hijo de 1 año y 9 meses. En los últimos días intentó salir de la cárcel alegando que padece dos enfermedades y por ello debe recibir el arresto domiciliaria. Sin embargo, se encontró con un nuevo revés judicial.

El crimen en Tupungato del pequeño Valentín fue uno de los primeros que se debatió en un juicio por jurado en Mendoza. El padre del niño, Sebastián Tizza (26), fue condenado como el autor de los golpes y la madre, Celeste González, como cómplice -ver más abajo-.

Seguir leyendo

Sebastián Tizza.jpg
Sebastián Tizza mató a su hijo en el crimen en Tupungato.

Sebastián Tizza mató a su hijo en el crimen en Tupungato.

Ambos llevan más de tres años privados de su libertad, ya que que están alojados en el penal prácticamente desde el día en que se comenzó a investigar la muerte de niño. Sin embargo, la mujer intentó conseguir el beneficio de la prisión domiciliaria el viernes pasado.

Fuentes judiciales detallaron que Celeste González presentó un escrito de su puño y letra donde solicitaba el arresto en una casa alegando que padece enfermedades por las cuales no puede ser tratada intramuros.

El juez Horacio Cadile -mismo que la condenó a prisión perpetua- dispuso una audiencia donde el abogado defensor, Maximiliano Legrand, amplió el pedido y argumentó que González padece rosácea -una enfermedad de la piel- y tiene un parte psiquiátrico por estrés. Sin embargo, el magistrado le negó el beneficio y Celeste González continuará purgando la máxima pena en la cárcel.

Veredicto caso González Tizza

Crimen en Tupungato

La triste historia de Valentín Sebastián González tiene su inicio cuando tenía apenas 8 meses, el 14 de febrero de 2017, cuando ingresó al Hospital General Las Heras. El pequeño presentaba hematomas y los médicos sospecharon inmediatamente de un caso de maltrato infantil. Se impuso una prohibición de acercamiento para su padre Sebastián Tizza. Sin embargo, la restricción fue violada el 15 de abril de 2018 cuando el menor fue golpeado brutalmente hasta morir.

Los progenitores del pequeño llegaron a ser juzgados por un jurado popular que se tomó 14 de deliberación para terminar resolviendo que Tizza fue el autor del golpe fatal y González sabía todo lo que ocurría y no hizo nada para evitarlo. Fueron condenados a prisión perpetua por homicidio agravado por el vínculo y la Suprema Corte de Justicia avaló el fallo meses después.