La Suprema Corte de Justicia suspendió la ejecución del fallo del Tribunal de Cuentas de la Provincia que imponía multa y la devolución de casi $2 millones a Oscar Sandes, quien se desempeñó como administrador de la Dirección Provincial de Vialidad, por falta de rendiciones contables de parte de su gestión.

La decisión fue unánime, lleva la firma de los supremos de la Sala Primera y cuenta con un antecedente determinante: el mismísimo Tribunal de Cuentas y la Fiscalía de Estado avalaron la suspensión que Sandes había solicitado previamente.

Te puede interesar...

Para Julio Gómez, Teresa Day y Pedro Llorente, el ex funcionario público "deberá constituir fianza u otra garantía real hasta cubrir la suma de $236.942,74", de acuerdo a la resolución del máximo tribunal que suspende la decisión del Tribunal de Cuentas.

Sandes acudió a la Sala Primera de la Corte para poner freno a la ejecución del fallo número 17.362 del Honorable Tribunal de Cuentas que lo sancionaba por irregularidades detectadas en la caja chica de la repartición pública.

Esta decisión data de septiembre de 2020 y es por irregularidades en el ejercicio 2018, como el faltante de comprobantes por la carga de combustible en vehículos de la repartición, consumos en locales de comidas y la adquisición de obsequios, entre otros tópicos.

Sandes no fue el único amonestado por el Tribunal de Cuentas en esa oportunidad: corrieron igual suerte al menos dos integrantes de ese gabinete estatal.

Los investigadores detectaron "maniobras reiteradas" cuya sumatoria revela perjuicios en importantes cantidades de dinero.

Sandes dejó el cargo en 2020 acechado por las denuncias y los fallos en contra. Fue reemplazado por Osvaldo Romagnoli.

La grieta, también en el Tribunal de Cuentas

El fallo sancionatorio del Honorable Tribunal de Cuentas fue dividido como viene sucediendo en la Justicia con lo que tiene que ver con política: 3 peronistas versus 2 radicales.

, Héctor Caputo, Mario Angelini y Ricardo Pettignano consideraron que Sandes es responsable directo de las irregularidades por la naturaleza del cargo que ostentaba y que debía hacerse cargo del dinero en danza.

Para Néstor Parés (titular del Tribunal de Cuentas) y Liliana Muñoz de Lázzaro, el imputado Sandes es responsable indirecto y por lo tanto debe ser multado.