Más allá de la reforma judicial anunciada por el Presidente Alberto Fernández, dos importantísimos juzgados federales de Mendoza llevan varios años sin juez titular porque la designación de los dos aspirantes quedó trabada en el Senado de la Nación.

Siguen sin juez titular el Juzgado Federal número 2, que atiende causas civiles y comerciales, y el Juzgado Federal número 4, a cargo de los asuntos tributarios.

Te puede interesar: Cómo sigue la cuarentena: estas son las restricciones que anunciaría Suarez para Mendoza

En abril de 2019, el abogado y funcionario Sebastián Soneira y la jueza provincial Daniela Morcos, quienes fueron postulados por la gestión Macri después de rendir y aprobar exámenes en el Consejo de la Magistratura, se presentaron en audiencia pública pero los pliegos de ambos nunca fueron tratados ni votados en sesión secreta del Senado nacional.

Así las cosas, las mayores responsabilidades al frente de los Juzgados Federales 2 y 4, con asiento en la ciudad de Mendoza, se distribuyen periódicamente entre subrogantes. Pero que no haya jueces titulares deja abierta la puerta para maniobras de toda clase. Incluso non sanctas.

Es que por esos juzgados federales vacantes pasan miles de causas y expedientes relacionados con fortísimas sumas de dinero y múltiples intereses, no solo de tinte económico.

Te puede interesar: Coronavirus: cuatro muertos y 89 casos positivos en Mendoza

Los que esperan

Soneira, cuya postulación para juez federal quedó plasmada en el expediente 580 iniciado en 2018, asumió como Director de Personas Jurídicas del Gobierno de Mendoza en el último tramo de la gobernación de Alfredo Cornejo. Se recibió de abogado en la Universidad Nacional de Córdoba en el 2000. En el orden de mérito figuró en primer lugar.

Morcos ingresó al Poder Judicial de Mendoza en 1998 y se desempeñó como prosecretaria. Desde 2007 es jueza. Tiene su despacho en la calle Colón de Ciudad donde funcionan los tribunales tributarios.

El tercer lugar ocupó en la terna de evaluación a cargo del Consejo de la Magistratura.

Antecedentes

El Juzgado Federal número 2 quedó vacante hace tres años, cuando Olga Arrabal renunció para integrarse a la Cámara Federal de Apelaciones, tribunal de alzada del que se alejó en marzo último para jubilarse.

El abogado tucumano Juan Carlos Nacul estuvo a cargo como juez subrogante durante algún tiempo pero en noviembre de 2019 se marchó a Villa Mercedes (San Luis), adonde le asignaron un juzgado federal que estaba creado en los papeles pero al que nunca se le había asignado espacio físico ni personal.

El Juzgado Federal número 4 fue creado por ley en diciembre de 2009 para atender las causas tributarias pero nunca tuvo juez, personal ni espacio físico propios.

Temas relacionados: