La Justicia resolverá la semana próxima la recusación de la jueza Mariana Gardey que presentó la monja Kumiko Kosaka, imputada por abusos sexuales en la segunda causa del caso Próvolo.

Gardey debía resolver si la detenida esperaba el comienzo del juicio (en fecha a determinar) en libertad o en prisión con domiciliaria y tobillera electrónica como está actualmente. 

Te puede interesar: Mariana Gardey, la jueza recusada del caso Próvolo que intimó a Cornejo en 2016

El planteo fue presentado hace un mes, horas antes de la feria judicial, por el defensor de la religiosa, Carlos Varela Álvarez, y en este momento está bajo estudio del tribunal que integran los jueces Eduardo Martearena, Diego Lusverti y Ariel Spektor.

La defensa de Kosaka intenta apartar a Gardey bajo el argumento de temor de parcialidad en beneficio de las víctimas del caso Próvolo, ya que cuando su postulación fue tratada en el Senado recibió el apoyo de uno de los abogados de los denunciantes.

Temas relacionados: