El abogado mendocino Sergio Rocamora (57) encabeza la orden de mérito de aspirantes a cubrir una vacante de juez federal de sentencia en el Tribunal Oral Federal de General Roca, Río Negro.

Elaborada por el Consejo de la Magistratura de la Nación, esa nómina también es integrada, en segundo y tercer puesto, Julio Martínez Vivot -actual juez de Garantías de Roca- y Guido Otranto, juez federal de primera instancia de Esquel) quien participó de la investigación del caso Santiago Maldonado.

Te puede interesar...

Rocamora obtuvo 164,5 puntos, Martínez Vivot 156,9 y el juez Otranto 156 puntos al final de los exámenes del Consejo de la Magistratura.

Ahora, ese organismo de la selección de magistrados deberá postular a uno de los tres ante el Poder Ejecutivo de la Nación.

Esta mecánica se reactivó, según publica el diario Río Negro en su edición digital, en las últimas horas casi a la par de la designación del rionegrino Martín Soria como ministro de Justicia de la Nación en lugar de Marcela Losardo.

El abogado mendocino también está en carrera para otros cargos en el Poder Judicial de la Nación, como las vacantes en la Cámara de Apelaciones de Mendoza.

La promoción de nuevos magistrados federales en diversas circunscripciones judiciales de todo el país es una de las patas del plan de reforma de ese poder público que impulsa el Presidente de la Nación, Alberto Fernández.

El panorama mendocino de la Justicia Federal comenzó a aclarar lentamente durante los últimos meses.

Primero con las designaciones de Pablo Quirós al frente del Juzgado Federal 2 y de Pablo Gabriel Salinas como juez del Tribunal Oral Federal.

Después con la elección de Susana Pravata al frente del Juzgado Federal 4 Tributario e Impositivo que fue creado hace 12 años pero nunca funcionó.

Lo último fueron las entrevistas personales a los aspirantes a cubrir dos vacantes en la Cámara de Apelaciones. Y ahí el interés excede el territorio del Gran Mendoza ya que ese tribunal superior también tiene competencia en causas tramitadas en San Rafael, San Juan y San Luis.