Diario Uno > Judiciales > Juez

El día en que el juicio Próvolo II estuvo a punto de fracasar por el caso de un juez

El Gobierno promovió como juez a Horacio Cadile, que esperaba desde 2018. Como era conjuez casi fue apartado por abogados de las monjas que serán juzgadas

El segundo megajuicio por abusos sexuales en el Instituto Próvolo de Luján por abusos sexuales a menores sordomudos estuvo a punto de naufragar hace unos días, antes del comienzo. Sin embargo, el Poder Ejecutivo estuvo rápido de reflejos y salvó el proceso judicial contra 9 mujeres postulando a Horacio Cadile ante el Senado y convirtiéndolo en juez titular.

Cadile lleva adelante, hace más de un año, todas las audiencias preliminares del segundo megajuicio del caso Próvolo, que constituyen la indispensable previa del momento en que las acusadas se sienten en el banquillo.

Te puede interesar...

Este haber conducido este tramo del proceso y haber tratado con los abogados de las partes y resuelto acerca de pruebas y planteos recibidos lo convirtieron en el hombre que más sabe del caso Próvolo II de cara al futuro debate oral y a puertas cerradas.

Sin embargo, Cadile tenía un Talón de Aquiles: no era juez titular sino conjuez. Pero no cualquiera porque esperaba el aval del Gobierno y ser postulado en el Senado porque ya había rendido para el cargo en 2018 con las mejores calificaciones. Pero todo estaba en veremos.

Ese Talón de Aquiles terminó convirtiéndose en una Espada de Damocles sobre el avanzadísimo proceso previo al debate cuando las defensores de las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez trataron de apartar a Cadile del caso bajo un argumento esperable: no es juez y por lo tanto la imparcialidad no está garantizada.

¿Apuntaban a algo más que asegurarse la imparcialidad los letrados? Definitivamente, sí. A que pasara el tiempo y el comienzo del juicio se postergara todo lo posible. Para ganar tiempo. Para patear la pelota hacia adelante.

Con las piezas ya ubicadas sobre el tablero y a sabiendas de que si Cadile finalmente era apartado el segundo megajuicio tardaría mucho en comenzar -para ello había que buscar un nuevo juez que estudiara todo desde el comienzo-, el Ejecutivo rescató el pliego de oposición y antecedentes que recibió del Consejo de la Magistratura y postuló a Cadile ante el Senado.

Así, el 2 de marzo, Cadile se convirtió en juez titular por 32 votos a 3 y por ende su participación en el megajuicio quedó confirmadísima. La semana pasada el Gobierno ya firmó el decreto pertinente de designación. Objetivo logrado.

Aun resta que el gobernador Rodolfo Suarez le tome juramento en un acto público en los tribunales provinciales. Pero eso será parte de las anécdotas sociales y nada más.