Aquella tragedia vial que ocurrió el 19 de junio de 2019 y se cobró la vida de Sonia Guzmán (40) tuvo su punto final este lunes. Un caso de droga al volante que terminó con una condena de prisión efectiva contra Enzo Lucero (36), el conductor de esa noche fatal en Guaymallén.

En la mañana del lunes, el juez Aníbal Crivelli condenó al sujeto a 3 años de prisión y 10 de inhabilitación para conducir. La figura fue homicidio culposo y lesiones culposas agravados por el consumo de estupefacientes. El caso se resolvió rápido ya que el fiscal de Tránsito, Fernando Giunta, y la defensa de Enzo Lucero pactaron esa pena y realizaron un juicio abreviado.

Te puede interesar...

El protagonista de la historia, que estaba en libertad desde un mes después del hecho, retornó a la cárcel a cumplir la condena ya que fue dictada en efectivo. Si bien al recibir 3 años podía ser en forma condicional, un antecedente de una condena por robo agravado lo llevó a la cárcel.

Al resolverse todo en un juicio abreviado, no hay chance de apelar el fallo y la sentencia quedó firme.

Sonia Guzmán (der).jpg
Sonia Guzmán, la víctima fatal del hecho.

Sonia Guzmán, la víctima fatal del hecho.

Droga al volante

En las últimas horas del 19 de junio de 2019, Enzo Lucero circulaba en un Chevrolet Vectra que le habían prestado. Minutos antes había estado en una fiesta en el camping del Centro de Empleados de Comercio (CEC), sobre el carril Mathus Hoyos.

El hombre se dirigió hasta calle Avellaneda para buscar a Sonia Guzmán, su esposo y sus hijos de 4 y 9 años. Cuando regresaban hacia la fiesta, en la intersección de Mathus Hoyos y Génova, Lucero perdió el dominio del rodado y terminó estrellado contra un árbol.

Según la necropsia, Guzmán abrazó a su hija de 4 años para protegerla y absorbió el golpe, perdiendo la vida a los pocos segundos, en tanto que la pequeña sufrió una fractura en su clavícula.

Los médicos determinaron que Lucero tenía marihuana y cocaína en sangre.