Madre e hija vivieron un karma durante varios años. El hombre que supo estar de novio con la progenitora las violó. Tal vez la herida comience a cicatrizar desde este martes, cuando el sujeto fue condenado en dos expedientes por abuso sexual en Guaymallén.

Minutos después del mediodía de este viernes se realizó un juicio abreviado donde Andrés Alemán (50) recibió una docena de años de cárcel tras haber admitido los años de sometimiento sexual contra quien fuera su pareja y la hija de esta mujer.

Seguir leyendo

La investigación reconstruyó que el hombre estuvo en pareja con una mujer hasta septiembre de 2015. Ese año rompieron el vínculo, pero Alemán la obligó a tener sexo en al menos diez ocasiones durante un lapso de 5 años.

El modus operandi de violador era siempre el mismo: esperaba hasta las 13 cuando los empleados de una finca ubicada en Kilómetro 8 se retiraban del lugar y, con la víctima a su merced, cometía el abuso sexual en Guaymallén.

Pero no fueron los únicos hechos por los cuales fue condenado. Andrés Alemán también admitió haber vejado a la hija de su expareja que tenía 11 años entre marzo de 2017 y el mismo mes de 2020, según detallaron fuentes judiciales. En este caso, los hechos ocurrieron en una casa ubicada en calle Bandera de los Andes, también en la localidad de Kilómetro 8.

image.png
El segundo megajuicio por los abusos en el Próvolo se desarrolla de modo semipresencial entre los tribunales y los domicilios de las víctimas, los estudios de abogados y donde viven las nueve acusadas.

El segundo megajuicio por los abusos en el Próvolo se desarrolla de modo semipresencial entre los tribunales y los domicilios de las víctimas, los estudios de abogados y donde viven las nueve acusadas.

Andrés Alemán está imputado por abuso sexual con acceso carnal en un número indeterminado de hechos agravado por violencia de género y abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia de un menor de 18 años.

La sentencia fue dictada por el juez Juan Manuel Pina, quien homologó el acuerdo entre el fiscal de Delitos Sexuales Darío Nora, el defensor oficial Gabriel Galeota y las víctimas de los abusos sexuales.

Como el expediente se resolvió en un juicio abreviado, ninguna de las partes puede apelar el fallo y de esta forma quedó firme la condena a 12 años de cárcel.

Temas relacionados: