Diario Uno Judiciales Crimen en Palmira
Este provincial

Crimen en Palmira: el acusado estableció su coartada y culpó a su excuñado

Matías Ponce (23), quien afronta un juicio por jurados por el crimen en Palmira de Franco Navarrete (17), declaró y dijo que no fue la persona que disparó

Señalando a quien fuera su novia y su cuñado, Matías Joel Ponce (23) estableció su coartada en el primer día de juicio por jurados que lo tiene sentado en el banquillo por el crimen en Palmira de un adolescente de 17 años para robarle un teléfono celular.

El joven declaró ante las partes y aseguró que estuvo presente durante el asesinato de Franco Navarrete pero se desligó completamente del hecho de sangre. En su relato Ponce detalló que su cuñado, apodado Coco, le pidió que lo acompañe a buscar a Navarrete.

Seguir leyendo

ALEGATOS DE APERTURA, JUICIO POR JURADOS CONTRA MATÍAS PONCE

Hasta el lugar fueron los dos chicos y Laura, quien era su novia. Coco se puso a discutir con el chico, sacó un arma y disparó. Yo no sabía que llevaba un arma. Con Laura quedamos sorprendidos y asustados”, declaró Matías Ponce. “En ese momento veo que al chico se cae el celular y lo agarra Coco. Salimos corriendo hacia la casa. Ahí tenemos una discusión porque yo le preguntaba por qué había disparado”, agregó.

“Ellos se fueron y yo me quedé en la casa porque no había hecho nada. Más tarde vinieron de Investigaciones, me preguntaron mi nombre y me llevaron. En la Comisaría 12 me enteré que Coco y Laura me habían denunciado y habían dicho que fui yo el que disparó”, manifestó.

El juicio por jurados por el crimen en Palmira continuó con la declaración de testigos y se espera que el próximo viernes haya sentencia al respecto. Si los doce ciudadanos que integran el jurado coinciden con la teoría de los fiscales Oscar Sívori y Martín Scattareggi, Matías Ponce será condenado a prisión perpetua.

Franco Navarrete.jpg
Franco Navarrete fue baleado en la cabeza.

Franco Navarrete fue baleado en la cabeza.

Crimen en Palmira

El 15 de septiembre de 2019, Franco Navarrete estaba sentado en la puerta de un colegio ubicado en la esquina de calle Belgrano y San Martín. El adolescente tenía su celular en la mano ya que estaba aprovechando la conexión de Internet de la escuela.

En ese momento, según la acusación fiscal, fue interceptado por Matías Ponce, quien lo baleó en la cabeza y le quitó el artefacto electrónico. Es por esto que está imputado por homicidio criminis causa, es decir, matar para ocultar el robo.