La investigación por el crimen en Maipú de Sebastián Ahumada, un adolescente de 15 años acribillado a disparos hace casi un año, parecía difícil de resolverse. Sin embargo, este martes dos sujetos admitieron haber cometido el hecho de sangre y fueron condenados tras pasar por un juicio abreviado.

Matías Leonardo Santi y Oscar Bebe Godoy admitieron haber efectuado los disparos contra Peque Ahumada y acordaron ser condenados a 16 y 13 años de cárcel, respectivamente. Así fue el pacto al que arribaron la fiscal de Homicidios Andrea Lazo y la abogada defensora Gabriela Massad.

Seguir leyendo

En tanto que otro sujeto que estaba vinculado al crimen en Maipú, Carlos Quinteros, finalmente fue condenado por el delito de abuso de armas. Recibió una pena de 3 años de prisión en suspenso y recuperó su libertad.

Peque Ahumada fue asesinado el 23 de octubre pasado mientras participaba de una juntada clandestina con amigos en el barrio Libertad. Recibió tres disparos en su cuerpo que le terminaron quitando la vida antes de que ingrese a la guardia del Hospital Paroissien.

La investigación tiene un trasfondo vinculado al mundo del narcotráfico ya la madre de la víctima fatal está señalada por venta de estupefacientes en un puñado de causas de la Justicia Federal. Incluso no es la primera vez que le quitan la vida a una persona de su entorno familiar, según detallaron fuentes policiales.

Quinteros y Godoy fueron detenidos días después del hecho de sangre. En tanto que Matías Santi, un empleado municipal de Luján de Cuyo, fue capturado a mediados de marzo pasado.

Temas relacionados: