Judiciales Andrés Di Césare
Juicio por femicidio

Caso Julieta González: el dato sobre el ADN de Di Césare en las uñas de la víctima

Por UNO

El juicio por el asesinato de Julieta González (21), que tiene sentado en el banquillo de acusados a Andrés Di Césare (26), continuó este jueves con la declaración de peritos que detallaron importantes circunstancias de la investigación.

El especialista en estudios de ADN, Miguel Marino, se presentó ante las partes para aclarar detalles sobre el hallazgo de perfil genético del acusado en las uñas de la víctima fatal.

Sobre este punto, durante la investigación Di Césare declaró que el 21 de septiembre se encontró con Julieta González, tuvieron una discusión y un altercado donde le propinó un golpe leve y la joven lo rasguñó.

Al respecto, Marino dijo que para que el rastro genético del sospechoso haya perdurado bajo las uñas de Julieta González hasta el 26 de septiembre -día que hallaron el cadáver- la víctima no tiene que haberse lavado las manos ni haber realizado una rutina normal. Si no, estaría contaminado.

Ver también: Acusaron al padre de Di Césare de "querer arreglar"

En coincidencia, también declaró un entomólogo que aseguró que el cuerpo de la joven llevaba entre 2 y 5 días sin vida al momento de ser hallado.

Fuentes judiciales adelantaron que el proceso continuará el próximo miércoles con un testigo pedido por la defensa y finalizará la etapa testimonial. Lo más probable es que los alegatos y sentencia se realicen en agosto, después de la feria judicial.

 Embed      

Discusión, golpe y muerte

Julieta González, con quien el acusado mantenía una relación informal, desapareció en la tarde de 21 de septiembre de 2016 y su cadáver fue hallado golpeado y maniatado en Cacheuta, cerca del penal de Almafuerte, cinco días después.

Para los investigadores, la víctima fatal le había dicho que estaba embarazada de él, aunque mintió. Di Césare había buscado en su teléfono celular cómo deshacerse de un cadáver y si un feto perduraba para realizar un cotejo de ADN. Incluso hallaron sus rastros genéticos debajo de las uñas de la joven, lo que indica que ella se defendió ante el ataque.

El imputado declaró en la causa y admitió haber protagonizado una discusión con González, a quien golpeó en la nariz, pero luego se retiró y nunca más fue vista con vida.

La muerte de Julieta González es el único de los tres femicidios ocurridos en esa semana trágica de septiembre de 2016 que resta resolver ya que los casos de Janet Zapata (29) y Ayelén Arroyo (19) tienen a sus asesinos condenados.