Acorralado por las pruebas, un joven de 29 años decidió admitir haber cometido un abuso sexual en Luján de Cuyo contra su hija de apenas 4 años y así conseguir pasar la menor cantidad de años posibles dentro de la cárcel.

El pacto entre la fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual Virginia Rumbo y la defensora de pobres y ausentes fue una condena a 8 años de prisión, la mínima que se contempla para los delitos de abuso sexual con acceso y gravemente ultrajante, ambos agravados por la guarda y por el vínculo -la escala penal llega hasta los 20 años de cárcel-.

Seguir leyendo

Hace un puñado de días, se realizó una audiencia de juicio abreviado, que es cuando las partes llegan a un acuerdo para evitar afrontar un juicio oral donde se puede llegar a revictimizar a la menor abusada, el acusado admite su autoría y concilia una pena entre la Fiscalía y la defensa.

Pablo Zabala.jpg
El abuso sexual en Luján de Cuyo terminó con condena.

El abuso sexual en Luján de Cuyo terminó con condena.

La denuncia se realizó en los últimos días del año pasado. La madre de la menor, quien ya estaba separada del hombre de 29 años, aseguró que su hija le relató el aberrante hecho que habría ocurrido entre el 27 y 29 de noviembre.

La investigación penal, que está a cargo del fiscal de Delitos Sexuales Virginia Rumbo, sostiene que esos días la pequeña de 4 años se había quedado a dormir en la casa de su padre. En ese lapso de tiempo, el hombre le practicó sexo oral a la menor y obligó a que ella hiciera lo mismo con él. Tras el vejamen, el sujeto le pidió a su hija que no dijera nada al respecto: “Este es un secreto con papá”.

El Programa Provincial de Maltrato Infantil (PPMI) elaboró un informe donde constató que la niña sufrió situaciones traumáticas y ordenó un seguimiento psicológico.