Diario Uno Farándula Mar Tarrés
La Academia

Mar Tarrés se reencontró con su abuela en vivo

La modelo fue sorprendida con la sorpresa durante La Academia, el programa de Marcelo Tinelli, quien trajo a su abuela de 81 años para ver a su nieta

Por UNO

Marcelo Tinelli no logra encontrarle la vuelta a La Academia. Es que el nuevo formato de Showmatch no repunta en cuanto al rating y sufrió uno de sus días más bajos en cuanto a audiencia por lo que ahora está tratando de buscarle la vuelta. Quizás la emoción logre que la gente se enganche con el programa y en esta ocasión fue Mar Tarrés la protagonista.

La participante se conmovió el miércoles en "La Academia" al reencontrarse con su abuela Olga, a quien no veía desde hace un año por la pandemia. "Un día tenemos que traer a la familia de Córdoba de Mar Tarrés", contaba Mar antes de recibir la sorpresa.

Seguir leyendo

Tras ser sorprendida por su abuela de 81 años, quien nació en Córdoba, pero vive en Salta, Tarrés le preguntó que en dónde había estado todo el día. "Estuvo charlando tu abuela en mi camarín", le contestó Tinelli. "Me encanta que se hayan encontrado", agregó.

"La extrañaba muchísimo. Por la pandemia no la pude ver", explicó Mar. La abuela fue muy simpática y contó porque tiene su apodo: "Me dice Chicho por la Chicholina, porque tengo mucha delantera".

La sorpresa a Mar Tarrés: se reencontró con su abuela después de un año y medio

Mar Tarrés envuelta en un escándalo

Durante su debuten la pista de "La Academia", Mar Tarrés lanzó un polémico comentario al referirse a su actual soltería, ya que había terminado una relación justo antes de comenzar el certamen.

"Quiero un judío con plata", expresó, ante la sorpresa de todos en el estudio, incluso la de Marcelo Tinelli. Su comentario rápidamente generó mucha repercusión y repudio en las redes sociales.

Minutos más tarde, cuando su nombre ya era tendencia en Twitter, la modelo plus size aclaró el sentido de sus palabras.

"Por si alguien se sintió ofendido porque dije judío aclaro que ser judío no es un insulto, significa gentilicio, al que podrían haber dicho argentino, boliviano o alemán", explicó Mar.

Y agregó con un llamativo argumento: "En ningún momento falté el respeto a la comunidad judía, es más, resalté que ellos saben ahorrar y en época de crisis son los que siempre tienen ahorros".

Y sobre quienes la intentan agredir con el término "gorda", aclaró: "No me ofendo, me pueden decir gorda cuantas veces quieran, para mí es un orgullo ser quien soy".

En la mañana de miércoles, ante la crecida del escándalo y el repudio de la DAIA a su manifestación pública, la influencer explicó en un video: "La gente se escandaliza por todo. Hablé con varios judíos anoche porque para mí era como un halago. Jamás mi intención fue discriminar, perdón si algún judío se sintió discriminado".