Muchas personas son tímidas para demostrar lo que sienten, otras son románticas para expresarse, pero, para otro grupo de personas la pasión es la vida y así lo demuestran. A través del zodiaco, es posible analizar las características de cada uno e identificar los tres signos que viven la pasión a flor de piel.

Estos son los signos más fogosos del zodiaco:

Te puede interesar...

ESCORPIO

Para ellos, las relaciones sexuales son una parte realmente importante de su vida. Se trata de algo vital ya que les permite deshacerse de sus nervios y olvidar sus problemas. Por ello, se dejan llevar completamente por la pasión y esperan lo mismo de regreso. Tienen mucha imaginación y les gusta dejar los complejos y prejuicios de lado. Con un escorpiano todo está permitido.

ARIES

Es impulsivo en todo y por supuesto también en la cama. Es uno de los signos más fogosos y sexuales del zodíaco. Son personas con mucho instinto que se dejan guiar por sus impulsos y a quienes no le gusta prohibirse nada. Les encanta tomar la iniciativa y dominar en la cama, porque se sienten seguros de sí mismos. Les encanta dar y recibir placer.

SAGITARIO

Es salvaje en la cama, pero siempre dentro de los límites de lo razonable y lo políticamente correcto. Como buen aventurero le encanta explorar los placeres del amor en diferentes escenarios, le encanta hacer el amor al aire libre, en todas partes y todo el tiempo. Tienen gran confianza en sí mismos y suelen demostrar mucha seguridad a sus parejas sexuales.

TAURO

Son sensuales, apasionados y saben exactamente qué es lo que quieren. Les gusta tomarse el tiempo necesario para pasarla bien en la cama y darle placer total a su pareja. Les gustan los juegos previos y disfrutar con cautela de toda la situación. En cuanto al sexo está dispuesto a todo, le encanta descubrir nuevas sensaciones y tiene muy pocos prejuicios al respecto.

LIBRA

Les cuesta separar el sexo del amor y les es imposible vivir una relación lejana o platónica. Para Libra el sexo es una adicción y los periodos de abstinencia son muy difíciles de soportar. A la hora de intimar, les encanta sentirse deseados. Les gusta hacer sentir seguro a su pareja sexual y probar cosas nuevas. Son muy intensos y disfrutan de tocar y estar cerca de las personas que los atraen.