Amrit es su nuevo nombre. Hace unos seis años que decidió dejar atrás a Alejandro Rial, el famoso periodista que conocimos a través de la pantalla de América y del Canal 26, entre otros medios. Hoy vive en medio de las sierras, es maestro de yoga y "casi no se acuerda" de su otra vida.

Siempre fue curioso, le dice a Infobae en una entrevista que brindó desde el Valle de Calamuchita, Córdoba, donde rehizo su vida. Fue por aquella curiosidad que en su momento se hizo periodista, carrera que siguió hasta hace poco con éxito.

"Un día me cansé y me tomé un año sabático", recuerda. Empezó a analizarse internamente porque tenía problemas con su pareja, con su ex pareja, sus compañeros. En ese momento, vivía con Liliana Parodi, actualmente directora de contenidos de América y quien fuera su mujer por siete años.

alejandro rial 3.jpg

"Hice talleres de desarrollo personal con meditación y coaching y eso me cambió la vida" pero cuando se le terminó el dinero, después de ese año sábatico, debió volver a trabajar y lo hizo entusiasmado, sin descuidar esa vocación que había encontrado. Empezó a dar talleres, se volvió a enamorar y se casó con María.

Esta relación sería un antes y un después para él. Cuando llevaban 4 años juntos, María tuvo un accidente de tránsito y quedó en coma.

"Estuvo 6 años y medio en coma, en estado de mínima conciencia" hasta que murió, cuenta Alejandro Rial, hoy Amrit como quiere que lo llamen.

Tenía sueño, abría los ojos pero no se comunicaba. Ni siquiera había certeza de que escuchara o entendiera lo que estaba pasando a su alrededor.

En 2012 dijo basta y dejó el periodismo. "Me fui porque sentí este llamado a la transformación, a ayudar a las personas a no tomar todo tan dramáticamente. Fue en la época que Mary estaba en internación domiciliaria", recuerda.

Desde entonces, escribió, estudió y se convirtió en instructor de kundalini yoga. Da talleres y atiende consultas por Instagram.

alejandro rial.jpg

"Con el accidente de Mary aprendí que frente a las circunstancias podés hacer un mar de lágrimas o un paraíso", dice en la entrevista.

Y se fue a Córdoba porque no quería vivir solo en Buenos Aires. Vive en Centro Umepay, en las sierras, junto a otras 100 personas. "Construimos casas de adobe y madera, y buscamos impactar lo menos posible en el medio ambiente", explica.

Ahora está en pareja nuevamente. "Vino de paso y decidió quedarse".

Amrit es su nuevo nombre. Se lo cambió hace 6 años, no en el DNI pero sí para la vida. Ese es su nombre de maestro y es con el que todos lo conocen en su nuevo hogar.

alejandro rial 1.jpg

Seguir leyendo