La experiencia junto a su hijo

Julián Weich: "Dormí en la calle e hice malabares en Panamá"

En su paso por PH Podemos Hablar, Julián Weich contó como fue su experiencia al viajar con su hijo Jerónimo a Panamá, donde vivió en la calle, hizo malabares y fue muy feliz

Por UNO

Julián Weich pasó por PH Podemos Hablar, y entre tantos temas, recordó lo que vivió en 2017, cuando su hijo eligió cambiar de vida. En aquel momento, Jerónimo, con 19 años, pasaba sus días haciendo malabares en las calles de Buenos Aires, lo que fue reflejado por todos los portales de espectáculos, que en algún llegaron a poner en duda que el joven podía estar atravesando supuestas necesidades económicas. Pero no, allí estaba Julián para recordar y hablar de lo sucedido.

Quienes no lo sabían se mostraron sorprendidos, y quienes sí, querían recordarlo. Ante la atenta mirada del resto de los invitados, Donato De Santis, Eleonora Wexler, Sofía “Jujuy” Jiménez y Germán “Tripa” Tripel, el conductor del ciclo que va por Telefé, Andy Kusnetzoff, quien conoce muy bien a Julián, comenzó a "indagarlo" sobre aquel momento.

Seguir leyendo

“A esa edad tenía lo que tiene un chico de clase media que es la chance de elegir si estudiaba cine, trabajaba en un gimnasio o hacia el liceo. Un día me dice: ‘me voy de mochilero al norte’. Pensé que iba a volver para la pretemporada de rugby de febrero, pero no volvió más y terminó en México”, comentó Julián y agregó: “Al principio fue un vieja de exploración y se transformó en uno de autoconocimiento”.

Confesó que “la cuestión es que hizo un viaje eterno y yo me preocupé. En un momento dije: ‘Estoy criando a un drogadicto y no me di cuenta. ¿Cómo lo recupero a este pibe? ¡Ya sé, lo llamo y le digo que lo extraño y que venga para acá!’. Cuando lo voy a buscar a Ezeiza te juro que lo iba a dejar nuevamente”, comentó, indicando que había entendido lo que significaba para su hijo esa decisión.

“Era un viaje de autoconocimiento en donde me hablaba de meditación y de yoga. El adicto era yo”, afirmó compartiendo las risas de quienes lo escuchaban.

Julián Weich y la experiencia junto a su hijo Jerónimo en Panamá.jpg

Ya en Buenos Aires, después de poca más de un mes de permanecer con su familia, Jerónimo decidió regresar a la vida que eligió en Panamá, pero esta vez lo hizo con compañía.

“Cuando cumplo 50 me fui a vivir su vida a allá. Dormí en la calle e hice malabares. Fui la persona más feliz del mundo y estuve 10 días en donde me di cuenta de que uno no necesita nada para serlo, es un tema interno. Era el protagonista de mi propio reality”, contó Weich convencido de la experiencia que vivió.

Te puede interesar Florencia Peña metió topless ¡y no alcanzó a tapar todo!

“Adentro de esa vida nómade había algo espiritual, no era un reviente. Tenía una razón de ser. Me acuerdo de que agarrábamos papaya de la playa y comíamos eso. Un día estábamos en la playa, que era como punta Mogotes en invierno, y de golpe vino un coco y una cerveza cerrada flotando. Son cosas mágicas”, sostuvo al final de su relato.

"Dormí en la calle en Panamá junto a mi hijo", confesó Julián Weich - PH Podemos Hablar 2021

Te puede interesar Mónica Farro se dejó hacer unos mimitos en los glúteos

Por estos días, y otra vez de regreso, Jerónimo pasa sus días junto a una comunidad en Córdoba, en contacto con la naturaleza. Esa es la vida que eligió, lejos del ruido y el ritmo acelerado de Buenos Aires, al que no pudo adaptarse.

Temas relacionados: