Diario Uno Espectáculos

Treinta y ocho judíos, de entre 2 y 76 años, sobrevivieron a la crueldad del nazismo escondidos durante 511 días, entre 1941 y 1942, en cuevas al oeste de Ucrania. Este es el relato que rescata del olvido el documental No place on Earth.

Una peli sobre 38 judíos expulsados de la tierra

Por UNO

Treinta y ocho judíos, de entre 2 y 76 años, sobrevivieron a la crueldad del nazismo escondidos durante 511 días, entre 1941 y 1942, en cuevas al oeste de Ucrania. Este es el relato que rescata del olvido el documental No place on Earth (En ningún lugar del planeta), que cobró vida gracias a la incansable investigación de Chris Nicola, un ex funcionario del Estado de Nueva York, y Janet Tobias, la directora del largometraje.

El documental participó en el Festival Internacional de Documentales de Amsterdam (IDFA), se adaptó al teatro en Alemania y Canadá y llegará a la televisión en Latinoamérica a partir de enero próximo por History Channel.

Seguir leyendo

La recuperación de esta prodigiosa historia arrancó en 1993, cuando Nicola acudió a la llamada de un amigo espeleólogo ucranio y, de paso, indagó en el pasado de su propia familia en el oeste del país. En una de sus incursiones en la cueva conocida como la Gruta del Cura (Priest’s Grotto), el investigador criminal tropezó con una serie de objetos: “Empecé a ver trozos de zapatos, alfarería, muros excavados para evitar goteos... Alguien había vivido allí durante un período largo de tiempo”.

Aquellos restos no parecían, sin embargo, tan antiguos, por lo que el neoyorquino comenzó a preguntar a los habitantes de la zona. Nadie sabía nada. “Pensaban que pertenecía a la resistencia soviética yno les interesaba. En esos años los vecinos no querían hablar conmigo porque era extranjero y por si fuera un familiar de un judío que reclamaba sus tierras”, rememora.

La investigación de Nicola no dio sus primeros frutos hasta 2002, cuando el familiar de un superviviente se contactó con él. Así descubrió la biografía que los Stermer y Wexler atesoraban para ellos solosen forma de un libro en hebreo redactado por la abuela de ambas familias.

“Mi madre escribió Luchamos por sobrevivir en 1960. Pero nadie se interesó por nuestra historia hasta que llegó Chris”, se alegra la delicada voz de Sam Stermer (Korolowka, Ucrania, 1926) al otro lado del teléfono.

La agónica aventura de estas 38 personas comenzó en 1941 con la incursión del Ejército alemán en el este de Polonia y su paso al oeste de Ucrania. “Fue entonces cuando realmente empezó todo. Oímosque llevaban a cabo acciones, es decir, reunir a la gente en un pueblo y mandarlos a campos de concentración”, cuenta Sonia Dodyk (Korolowka, Ucrania, 1933). “El Judenrat nos dijo que teníamos que ir al

gueto de Borschov, pero mi madre se negó y nos mandó a construir refugios”.

Tras zafarse de esos trenes, la matriarca de la familia empujó a los suyos a esconderse en la cueva Verteba, un pequeño municipio a 510 kilómetros al suroeste de Kiev, donde entraron 28 personas en  octubre de 1942. “Yo estaba muy contenta. Los refugios eran sitios muy pequeños para esconder a mujeres y niños. Aquí podía cantar, saltar... Nos sentíamos como niños otra vez”, recuerda Dodyk.

No place on Earth cuenta con un toque español de la mano de Eduard Grau. El director de fotografía –también lo fue de la cinta Enterrado, de Rodrigo Cortés– afirma: “Me parecía que había un reto en esa oscuridad y en que la forma de contarlo fuera real y creíble”.