Espectaculos Lunes, 23 de julio de 2018

Una noche con ritmo de cuarteto

La Barra. Una de las bandas más importantes del género en todo el país, pronto a cumplir 24 años en la movida, se presentará mañana, a la 0, en El Santo disco en Rodeo del Medio

El 23 de setiembre de 1994, Javier La Pepa Brizuela, Adrián Moyano y Carlos de Piano deciden bajarse del éxito de Trulalá para crear una nueva banda y con ellos un nuevo estilo. La Barra se tituló a esta nueva idea en la que los músicos se complementan con otros colegas para ser un total de 18 integrantes y ser "la banda más grande de Córdoba".

Hoy son unos de los estandartes del cuarteto en todo el país y con cada uno de sus nuevos discos generan tendencia y copan las radios. El club Las Palmas en el '94 vio el comienzo de esta banda que tuvo su primer CD titulado con su nombre, que en unos pocos meses alcanzó el lote de disco de oro.El comienzo fue tan alentador que, con apenas unos meses de comenzada, La Barra ya copaba escenarios en todo el país. Luego, año tras año, la multitud seguía llenando cada recinto en donde la banda liderada por La Pepa Brizuela aparecía en escena.

Si bien ya se veía la prominente carrera, el quiebre fue el disco Fiesta inolvidable. Es que con ese material lograron no solamente el oro en el disco sino también el platino. En este CD llegó el primer éxito rotundo que explotó en las radios, titulado La carta.

La Barra, al igual que otras bandas como Los Caligaris o Los Auténticos Decadentes, son sinónimo de fiesta. Es que en este caso el cuarteto es uno de los géneros más divertidos y que más llaman a la gente a bailar. Por eso en cada espectáculo en donde La Barra se hace presente la fiesta también está.

Carlos de Piano, uno de los tres fundadores del grupo, habló mano a mano con Escenario y recordó aquellos comienzos hace casi 24 años. También habló de la buena relación con Ulises y Rodrigo Bueno y contó cómo es ser una de las bandas más importantes del país.

-¿Cómo viven esta vuelta a Mendoza?-Estamos muy contentos de volver. Nos da nostalgia porque hace un tiempo que no vamos y estamos felices de poder ir a hacer un repaso por todos los grandes éxitos. Hacemos tres entradas bien completitas porque es fundamental que la gente cante y la pase bien. En El santo se escucha muy fuerte cómo canta la gente.-Están muy cerca de las bodas de plata...-Estamos tratando de llegar a los 25 años y después ver qué viene. La gente y nuestros seguidores son un regalo de Dios. Cuando arrancamos con esto no pensábamos llegar hasta acá. Todo lo que recibimos lo hacemos con mucho cariño.-¿Imaginaban un recorrido tan largo como banda?-No lo imaginábamos. Estar vigentes también es bueno porque muchos grupos se mantienen pero no es lo mismo que estar vigente. Eso quiere decir hacer shows, vender tickets y seguir creando cosas buenas, eso es importante.-¿Qué se siente ser una de las bandas pioneras del género?-Es linda la responsabilidad. Es importante llevar el estandarte de la música de Córdoba. También eso hace que seamos los más mirados. Al tener tantos años tenemos que rendir examen todos los días. Cuando aparece algo nuevo la gente se pregunta a ver qué onda, si se han renovado o si siguen haciendo lo mismo que hace 30 años. Tenemos que tener el pulso justo para mantener el estilo y también renovarnos.-¿Cuándo creés que "pegaron el salto"?-Nos cambió la carrera a los dos años de haber arrancado con el disco Fiesta inolvidable. En ese disco estaban las canciones La carta y al trabajo siguiente estuvo Amor infiel. Gran parte de nuestra carrera y nuestro cambió en la vida fue por eso. Hoy seguimos grabando canciones y por suerte se siguen metiendo en la gente como Una noche conmigo o Con solo una sonrisa, del último disco, que también han pegado.-¿Se imaginaban semejante éxito de La carta?-La carta no era la canción punta del disco. La que teníamos apuntada era Yo soy tu hombre, tú mi mujer. La gente empezó a elegir La carta y se nos fue de las manos. En medio de todo también hicimos un disco en Buenos Aires por un compromiso comercial que nos llevó a tocar al Gran Rex. En eso nació Un millón de rosas, que también fue un éxito.-¿Es posible imaginar qué le gusta a la gente?-No. Los temas los elige la gente y se adueña, si tenés la suerte de que la gente te elija una canción es un sueño. Poder hacer lo que nos gusta a nosotros, sentirnos felices y hacerlos felices a ellos.-Ulises Bueno también se está convirtiendo en referente del género...-Nosotros lo queremos mucho. Nos alegra mucho lo que pasa, es muy trabajador. Tiene la sangre cuartetera en las venas, no es casualidad. Son chicos que han mamado el cuarteto desde la cuna. Lo llevan adentro y lo hacen realmente convencidos, de corazón. Nos sentimos partícipes porque el primer disco que Ulises graba y empieza a tener repercusión a nivel nacional lo produjo La Pepa, desde lo artístico y también lo ejecutivo.-¿Qué relación tenían con Rodrigo?-Con Rodrigo el grupo tenía una gran relación. Personalmente le escribí algunas canciones en los primeros disco y también tuve una linda relación también con la familia. A Ulises lo conozco de chiquito, igual que a Flavio, su hermano. Rodrigo era un fanático de La Barra. Quedó pendiente esa tocada en Córdoba. Cuando él estaba en su mejor momento íbamos a tocar en un estadio grande pero pasó lo que pasó y quedó ahí.-Quizás pueden hacerlo con Ulises...-Es una cuenta pendiente. Ulises está pasando un momento increíble. Cuando los dos grupos estemos asentados y podamos sentarnos a armar algo se podría hacer una gira. Estaría muy bueno.-¿Cómo es la convivencia siendo tantos en la banda?-Somos muchos. En realidad los tres, Pepa, Adrián y yo somos los fundadores y después los distintos músicos se van sumando y le aportan esa cuota de juventud y cosa nueva a la banda.-Y ustedes se suman a esa juventud...-Las primeras giras eran viajes de egresados. Ahora a los chicos no hay forma de pararlos y esa juventud y sangre que tienen nos contagia a nosotros.

Más noticias