Espectaculos Jueves, 29 de noviembre de 2018

Un asesinato que es histórico

El asesinato de la familia Borden. El caso de Lizzie Borden, que mató con un hacha a sus parientes, llega a la pantalla grande con este filme dirigido por el cineasta Craig Macneill

En 1892, Lizzie Borden tomó un hacha y asesinó a la mitad de su familia a sangre fría en Falle River, Massachusetts (EEUU), después lo negó todo y siguió viviendo en la casa donde cometió sus sangrientos crímenes, como si nada hubiera pasado, y una vez que se supo la verdad, su caso pasó a la historia como uno de los más violentos jamás visto.

La historia de Lizzie Borden es famosa en todo el mundo y ha sido contada a través de series, películas, obras y hasta ballets (también hay una banda de heavy metal estadounidense llamada Lizzie Borden y un hotel denominado Lizzie Borden Bed and Breakfast) desde que se volvió popular a finales de los años 40.

Pero, a pesar de que no es nada nuevo, la "fiebre" por Lizzie Borden no ha desaparecido ni disminuido. De hecho, Christina Ricci protagonizó una serie sobre la infame asesina, y ahora Craig Macneill la eligió para hacer su debut en la dirección con un perturbador thriller psicológico que le da un giro moderno a la historia.

La película es un drama violento y cargado de tensión sexual. Macneill reclutó a la icónica actriz del cine indie de los 90 Chloë Sevigny y a Kristen Stewart, una de las grandes actrices de esta generación y la primera mujer norteamericana en ganar un César (el Oscar francés), para contar un lado diferente de la historia: el del romance prohibido entre la asesina más famosa del mundo y una de las sirvientas que trabajaba en su casa.

Las críticas que el filme tuvo en el Festival de Sundance coinciden en destacar que la química entre Sevigny y Stewart es increíble y aunque le roba atención al tema principal —el de los asesinatos— ayuda a explicar porqué las cosas tenían que pasar como pasaron, por lo menos en esta versión de Macneill. La película explora una de las teorías más recurrentes sobre el caso: la chica estaba desesperada por los maltratos psicológicos de su padre y no pudo soportar más presión cuando fue descubierta en un romance con la criada Bridget Sullivan.

Además de Chloë Sevigny y Kristen Stewart, El asesinato de la familia Borden cuenta con las actuaciones de Jamey Sheridan, Fiona Shaw, Kim Dickens, Denis O?Hare y Jay Huguley, entre otros.

Chloë Sevigny, que ya estuvo para desempeñar ese papel en una serie de televisión que nunca avanzó, coprodujo la película. La química entre las dos actrices surgió de forma natural, según Sevigny, que se confiesa fan de Stewart: "Hay una admiración mutua, creo que ambas nos identificamos con estos personajes marginales, fuera de la ley", declaró la actriz.

Más noticias