Espectaculos Viernes, 19 de octubre de 2018

Timadores y amigos en "Can You Forgive Me?"

"Can You Ever Forgive Me?" es una película sobre Lee Israel, una biógrafa que tuvo un negocio lateral escribiendo cartas como Noel Coward, Louise Brooks, Dorothy Parker y otras luminarias difuntas que luego vendía a coleccionistas.

En parte un relato admonitorio, en parte una celebración de esta rebelde descarada cuyas falsificaciones eran tan buenas que llegaron a aparecer incluso en una biografía de Coward, el filme también retrata la amistad improbable entre dos personas rechazadas por la sociedad.

Melissa McCarthy y Richard E. Grant protagonizan la cinta, ella como Israel y él como Jack Hock, un carismático estafador que termina ayudándola. Ambos actores se hicieron rápidamente amigos también fuera de la pantalla, y una tarde reciente en Los Ángeles hablaron con entusiasmo sobre las hamburguesas que el esposo de McCarthy les prepararía esa tarde.

McCarthy y Grant conversaron con The Associated Press sobre la película, que se estrena el viernes. A continuación extractos de la entrevista.

-¿Pudieron hablar con alguien que conoció a Lee o Jack para prepararse?

GRANT: Todos sus amigos están muertos y él murió a los 47 años. Y Lee, como la persona egoísta y auténtica que era, escribió muy poco sobre él. Escribió de todo sobre sí misma. Es un testimonio de que los guionistas hicieron de esta amistad una historia tridimensional de principio a fin. Pensé que sería como Wikipedia, como que, es una persona de la vida real, puedo encontrar fotos...

MCCARTHY: Incluso de Lee, no hay videos. Encontré tres fotos que eran básicamente iguales. Nunca traté de imitarla porque no hay nada para imitar. Pero creo que tuvimos la suerte en el caso de Lee de que dos de nuestros productores la conocieron bastante bien.

-¿Qué les contaron los productores sobre ella?

MCCARTHY: Que todo era difícil: habría una pelea sobre un proyecto y una pelea sobre no hacer el proyecto. Cuando estábamos filmando en (el bar de) Julius había un tipo algo mayor merodeando por ahí. Tuvimos un receso y me le acerqué y me presenté y le dije "¿con quién estás aquí?" y me dijo "es difícil no venir a acompañarlos". No entendí exactamente qué quiso decir. Y entonces dijo, "Yo me sentaba a su izquierda. Ese era mi trabajo. Lee fue mi amiga por muchos años". Y eso realmente me dejó sin aire. Le pregunté "¿Estaría Lee contenta con esto?". Y me dijo, "Estar contenta no era realmente cosa de Lee". Pero dijo que sí le encantaba la atención que recibía su trabajo.

-¿Qué los cautivó de estos personajes?

GRANT: Hock es como un Labrador y ella literalmente es un puercoespín, así que es la amistad más improbable pero ambos terminan como en esa película "Incredible Journey", donde los animales más improbables acaban cuidándose unos a otros. Él es alguien que, al vivir de su ingenio, gastará todo el dinero necesario para lucir tan glamoroso como pueda. Podría sacarle la dentadura postiza a su abuela de la boca, pulirla y revendérsela con descuento y hacerla sentir que consiguió una ganga.

MCCARTHY: Son perfectos opuestos. Lee no quiere darse aires. De algún modo encuentran el equilibrio en el medio. Ambos han sido muy buenos en algo y están en un momento en el que les han dicho que son cosa del pasado. Y es como que, bueno, ¿y ahora qué? Uno tomaría medidas que en un día racional no admitiría.

-Aparte del plagio literario, las falsificaciones de ella son una especie de arte.

MCCARTHY: Me encanta que sus cartas se usaron en esa biografía. Siempre pienso que a esos escritores les parecería divertido. Creo que Dorothy Parker estaría como, quizás no estafes más a costa mía, ¿pero la audacia de hacer algo así? ¿No creen que Dorothy Parker la aplaudiría?

AP: La directora Marielle Heller recrea la Nueva York de principios de los 90 con una precisión casi asombrosa. ¿Tiene algún significado para ustedes esa ciudad y esa época?

MCCARTHY: Yo me mudé a Nueva York en 1990. De los 20 años hasta como los 27, ese fue mi periodo en Nueva York. Literalmente pensaba todos los días de mi vida "no puedo creer que vivo aquí". Ya teníamos tres trabajos y estábamos tratando de hacer algo porque queríamos y pensamos que podíamos. Uno todavía podía vivir en Manhattan. Vivíamos como animales, dos o tres personas en un estudio, pero Dios mío, mi dirección era en la ciudad de Nueva York. Una noche realmente me quedé muda de la emoción, durante una escena de la película en la calle dije, "Me devolviste una de las épocas de mi vida que creo que me formaron como persona. Me devolviste este momento dorado para mí".

-Es sorprendente que ustedes dos se conocieron apenas unos días antes del rodaje.

GRANT: Le rogué a la directora, le dije "sé que la señorita McCarthy está en muchos otros proyectos, pero por favor, ¿podemos tener un almuerzo de 15 minutos, media hora quizás?"

MCCARTHY: ¿Te imaginas conocernos en el plató?

GRANT: Yo no iba a poder dormir por 72 horas a menos que nos conociéramos. Y lo hicimos. Y no nos caímos bien.

MCCARTHY: Todavía no nos caemos.

Más noticias