Espectaculos Sábado, 17 de noviembre de 2018

The Sinner 2 Una temporada mucho menos lograda

Bill Pullman. El actor vuelve con su rol del detective Harry Ambrose, quien en esta ocasión deberá desentrañar los motivos que llevaron a un niño de 13 años a cometer un doble homicidio

Luego de la primera exitosa temporada, The Sinner 2 deja atrás la historia de Cora Tannetti (Jessica Biel, la actriz que también es la productora de la serie) para adentrarse en una aún más estremecedora que la de la joven madre que asesina a un hombre, sin motivos aparentes, frente a un montón de personas y futuros testigos.

Ahora la cámara sigue lo que sucede con Julian (Elisha Henig), un chico de 13 años a quien en las primeras escenas vemos junto a una joven pareja viajando despreocupadamente hacia las cataratas del Niágara. Pero algo sucede y cuando llega la policía, nadie puede creer lo que aparece ante sus ojos: el niño ha asesinado a sus padres.

Este es el puntapié inicial, trama a la cual se suma el detective Harry Ambrose (Bill Pullman), quien estuvo en la primera temporada y ahora se hará cargo de esta investigación a partir del llamado de la hija -policía- de un amigo de la infancia, con lo cual tiene que regresar a su pueblo natal con algunos recuerdos y vivencias que aún lo atormentan.

Julian ha recibido una muy poca ortodoxa educación en un culto ubicado en el lugar, llamado "La arboleda" y el detective Ambrose cree que esta especie de secta ha sido determinante en el comportamiento del chico, con quien establece un especial lazo, tal como antes lo hizo con Cora Tannetti.

Al elenco se suma una siempre solvente Carrie Coon (a quien vimos en la tercera temporada de Fargo), una actriz a la cual ningún papel parece quedarle chico, pero no sucede lo mismo con el resto del elenco.

A excepción de un discreto Pullman, el resto no logra dar con el desafío, navegando entre la corrección y la sobreactuación y, sobre todo, quien no logra convencer es su pequeño protagonista, que no logra imprimir a Julian todos los complejos matices que su personaje necesita.

Además el guión no colabora, sobre todo porque el final se va delineando con demasiada facilidad, restándole interés y suspenso a lo que debería ser "la gran revelación" final, aquella verdad que termina de unir todos los puntos, pero que es por demás obvia.

Si uno mide esta temporada con la vara de la anterior, el resultado es decepcionante. Hay veces que el negocio manda y hace suponer que tras un gran y exitoso producto vendrá otro igual o mejor. Este no es, claramente, el caso.

Más noticias