Diario Uno Espectáculos

Valió la pena esperar algunos años para volver a ver a los Massacre sobre un escenario mendocino. 700 seguidores ardientes disfrutaron de la agrupación porteña.

Massacre: el rock como salvación de un domingo

Por UNO

Por Oscar Alejandro Trapétrape.oscar@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

Valió la pena esperar algunos años para volver a ver a los Massacre sobre un escenario mendocino. En la sala del N8 Estudio el grupo liderado por el carismático cantante Walas se transformó en el golpecertero y salvador para que el rock triunfe ante la pasividad de un típico domingo a la noche.

Pasadas las 22, ante 700 seguidores ardientes, la agrupación porteña saltó a escena acompañada de su singular estética para reafirmar que está en uno de sus mejores momentos.

Esto no se debe solamente a que en la actualidad suenan por todos lados los nuevos temas de Massacre (de su último álbum, Ringo), sino que la performance sonora en directo está sustentada por calidady precisión.

Tal es así que este aspecto, sumado a la presencia escénica que marca Walas sobre el escenario, hace que brille sobremanera La Octava Maravilla del rock nacional.

Luego del aplastante Plan B: anhelo de satisfacción, el cantante tomó el micrófono y tiró una de sus irónicas frases para calentar aún más el ambiente: “Miren, tenemos una reina en Holanda, un Papa  argentino y al hijo de puta de Videla seis metros bajo tierra. Y ahora llegó Massacre para salvar al rock mundial”. Y seguido de esto se escuchó la celebrada canción Te leo al revés.

La noche continuó con el ritmo demoledor de los Massacre y en esa vertiginosa marcha sobresalieron Tengo captura, La reina de Marte y el erótico Tanto amor.

Mientras Walas derrochaba simpatía y talento arriba del escenario, el público se divirtió viendo a una de las mejores bandas en la actualidad de nuestro rock nacional.

Dejando bien en claro su gran momento, no se descarta que para una futura vuelta a la provincia Massacre pise un escenario más grande, como el del Bustelo.