Diario Uno > Espectáculos

León Gieco abrió en Tunuyán el festival de la Tonada

TUNUYÁN– Desde hace tres días en cada rincón de Tunuyán se respira fiesta. Anoche tuvo lugar laVendimia departamental y a su término los asistentes vibraron con la actuación de León Gieco, en la

apertura de la 28° edición del Festival de la Tonada.

Te puede interesar...

Desde el miércoles, con un arranque a puro folclore en las peñas del festival, el público ha

dado el presente en el anfiteatro municipal para ser parte de una de los festejos más populares de

la provincia.

Así, cientos de visitantes, provenientes de distintos puntos de Mendoza, disfrutan de este

encuentro cuyano que tiene como epicentro el espacio comunal ubicado a orillas del río Tunuyán en

la ciudad cabecera.

Previo a la fiesta de la Vendimia subieron al escenario Lisandro Bertín, el dúo

Orozco-Barrientos y los Cacace-Aliaga. Como broche de oro de la noche miles de personas vibraron

con la actuación del santafesino León Gieco, quien llegó a suelo tunuyanino tras realizar

presentaciones en Santa Cruz y en el escenario Atahualpa Yupanqui de Cosquín (Córdoba) donde junto

a Víctor Heredia, Jairo, Teresa Parodi y Peteco Carabajal brindaron un homenaje a Mercedes Sosa.

En Tunuyán, Gieco interpretó temas clásicos de su repertorio acompañado por los jóvenes

discapacitados que integran la iniciativa impulsada por el artista llamada Mundo Alas.

El "folcloroke"

Una importante cantidad de público se sumó a las peñas del festival -con escenario propio-

montadas en el predio Elías Mocayar. Una de las novedades que ofrecen para este año es el "

folcloroke", tal como bautizaron Los Cumpas al concurso de canto del que participa el público.

Además de conducir sobre el escenario el dúo humorístico acompaña con guitarras a los

cantantes que también pueden optar por usar una pista grabada.

La idea pegó fuerte entre los asistentes a las peñas y hasta un grupo de periodistas locales

se animó a subir a las tablas para dar muestras de su arte.

Al término de la pasada de voluntarios es el público quien con su aplauso elige al ganador

que recibe como premio una corona, una botella de vino y todos los competidores se llevan un

diploma de recuerdo.

Un dato para resaltar de este espacio alternativo, que ha crecido con el paso de las últimas

ediciones de la Tonada, es la presencia de jóvenes que encuentran en las peñas un sitio más que

propicio para el encuentro.

Camping y platos típicos

Otra costumbre ya arraigada entre los visitantes de distintos puntos de la provincia que

llegan a la Capital de la Manzana es acampar dentro del predio del anfiteatro.

Con una capacidad para 6 mil personas, el camping, ubicado en un sitio cerrado junto al

acceso principal, ofrece servicios de duchas con agua caliente, baños, churrasqueras y luz. Para

abastecerse de alimentos sólo basta con caminar unas cuadras para acceder a los comercios de la

zona.

El costo del acampe diario es de $5 por persona, $5 por carpa y $5 por auto.

Una familia cuyana

La Tonada es una cita impostergable para los cuyanos, tal es el caso de la familia de Maxi

Aguilera y Natalia Barone. Hace poco más de una semana llegaron desde su Guaymallén junto a sus

cuatro hijos, Agostina, Morena, Candela y Gonzalo para instalarse en carpa dentro del camping del

anfiteatro.

"Es una tradición para nuestra familia transmitida por mi suegro Armando Barone, quien desde

que comenzó el festival no ha faltado nunca", comentó Maxi.

"La costumbre nos la transmitió mi padre y es así que desde chicos mamamos este festival y

hoy lo hacen nuestros hijos", destacó Natalia.

"La gente que trabaja en el camping está siempre alerta a lo que necesitamos y es muy

divertido porque además de atendernos de mil maravillas nos hacen sentir turistas en nuestra propia

provincia", relató Natalia, quien no dejó nada librado al azar al momento de prepararse para el

viaje en familia a Tunuyán.

Oferta gastronómica

A pocos metros del ingreso al anfiteatro, en uno de los laterales del predio donde se erige

el escenario mayor, los asistentes pueden degustar los más variados platos en los ranchos o bien

comer algo al paso por los distintos carritos.

Las comidas típicas están a la orden del día y los precios son promocionales. Una porción de

chivo o lechón con ensalada cuesta $40. La docena de empanadas cuestan $20, en tanto que las

comidas rápidas oscilan entre los $20 y los $25 por persona, y el litro de vino entre $10 y $30.