Espectaculos Lunes, 17 de septiembre de 2018

Lali y un show cinco estrellas

La ex Casi Ángeles se presentó el sábado en el Plaza y mostró un gran despliegue de baile, vestuario y luces, para hipnotizar a su público en un espectáculo brillante

Apenas 15 minutos después de la hora estipulada para el inicio (21) las luces que iluminaban el teatro Plaza se apagaron para el delirio y grito ensordecedor de todos los presentes, en su mayoría mujeres adolescentes, a la espera de la aparición de la Lali.

La "Lalimanía" se vivió desde temprano en los alrededores de Godoy Cruz. Es que desde la vincha, la banderita, el sombrero, el disco, el pañuelo y hasta los Dvd de la ex Casi Ángeles coparon la vereda de calle Colón y de los alrededores de la plaza departamental.

Cuando el reloj marcaba las 21.15 Lali apareció sobre el escenario con un vestido con flecos para comenzar a bailar y cantar con todos los presentes.

Una seguidilla de canciones, durante 30 minutos, entre las que pasó la exitosa y pegadiza 1000 grados. Luego se dirigió por primera vez al público para saludar a todos los presentes que si bien no agotaron las entradas fueron en gran número.

"Buenas noches, Mendoza. Por fin los puedo saludar. Qué buena energía", comenzó diciendo Lali que arengó al público a cantar y bailar.

"La pregunta es la siguiente, muy simple. ¿Están listos para romperla esta noche? No importa nada, ni cansancio, ni gira, ni nada. Es un show juntos en donde van a bailar y cantar. A cantar muy fuerte la canción que viene ahora", dijo la artista para darle paso a quizás su canción más exitosa y el éxito del momento Sin querer queriendo.

Con una destreza realmente sorprendente Lali bailó, cantó y se mostró todo el tiempo sonriendo y agradecida con el público. Entre las canciones seguía las coreografías junto con las cuatro bailarinas que la acompañaron todo el show.

Otro dato para destacar fue la elegancia y perfección de cada uno de los vestidos que utilizó. Tuvo más cinco cambios de ropa y todos eran ideales para la ocasión.

"Esta canción que viene ahora es muy especial porque habla de nosotros, de cómo somos, de cómo nos manejamos. De este universo que vivimos y en el que podemos decir las cosas. Si queremos que sean buenos con nosotros está bueno ser bueno con los otros. Todo puede cambiar que no nos hagan creer lo contrario", se expresó Lali para darle paso a la canción Tu Revolución.

Luego de terminadas las palabras de la cantautora de 26 años se bajaron las luces y el color verde copó el escenario para que los pañuelos verdes con el significado a favor de la despenalización del aborto -había varios entre el público- flameen al compás de la canción.

Terminado el momento de la ola verde, y pasadas dos canciones más, Lali amagó con despedirse por primera vez, pasada 1.15 de comenzado el show. Pero volvió sola con un guitarrista y ella con una armónica.

El momento íntimo había llegado y Lali entonó Tu sonrisa. Entre la canción se dio el lujo de hacer sonar su armónica lo que generó el aplauso cerrado del teatro Plaza.

Ya empezada la etapa final del show pasó otro éxito como Ego y luego, tras agradecer a la gente le agradeció uno a uno a sus músicos, bailarinas y a todos los que forman parte del Brava Tour. Este gesto de humildad también es para destacar, agradeció literalmente todas las personas que formaron parte de esta gira. Hasta le dio espacio a su seguridad a quién chicaneó por ser fisicoculturista.

La pequeña Lali, mide apenas 1,54, se hace gigante sobre el escenario y realizó un show brillante de principio a fin. No solo por sus exitosas canciones sino por la destreza de baile, la puesta de luces, las coreografías creadas y los momentos de intimidad que se generaban entre la artista y sus fanáticos. Esas distintas etapas del show hicieron que las casi dos horas que duró el recital logren en el público un aplauso cerrado y un grito rítmico de "Lali, lali" para despedir a la artista que pasó por Mendoza con su gira Brava Tour.