Espectaculos Jueves, 8 de noviembre de 2018

Estreno: "Mi mejor amigo"

El realizador Martín Deus explora el sentir del universo adolescente en el filme Mi mejor amigo protagonizado por Angelo Mutti Spinetta (nieto de Luis Alberto, hijo de Catarina), Lautaro Rodríguez, Guillermo Pfening y Moro Anghileri.

"La adolescencia es una etapa de la vida que me obsesiona. Siento que es el momento en el que la arcilla de la que estamos hechos todavía está fresca, maleable. Las relaciones humanas todavía no tienen nombre o no los conocemos", expresó Deus en una entrevista con la agencia Télam.

La trama se centra en la singular relación de dos adolescentes, Caíto y Lorenzo, uno más rebelde y el otro más introvertido y estructurado, que a partir del vínculo entre ambos empieza a dejar fluir sus más íntimos deseos que estaban reprimidos.

"Esta es una película tremendamente honesta, de esas que te dan pudor mostrarle a la gente que te conoce. Es una relación de amistad, pero también de obnubilación, un flechazo de conexión profunda", abundó el hacedor de cortometrajes como Amor crudo, El prisionero y Besos sin futuro, entre otros.

-¿Qué te motivó a contar esta historia?

-Es una mezcla de vivencias personales y de fantasías, en iguales cantidades. Quería poner en imágenes algunas sensaciones que aún recuerdo muy vívidamente de mi adolescencia, pero a la vez no quería quedarme con los hechos y ya. Ansiaba hacer justicia, reinventarme hacia atrás, rectificarme, cambiar el destino de ese adolescente nerd, anacrónico, melancólico, serio y solitario que fui. Para eso, inventé un amigo que viniera a salvarme de mi destino, alguien que me sacudiera, me despeinara y me rompiera los esquemas. El resultado fue reparador, un verdadero exorcismo de los demonios más antiguos.

-¿Qué buscás que deje en el espectador "Mi mejor amigo"?

-Mostrar que, a veces, al contrario de lo que se suele pensar, las malas juntas hacen bien, te hacen vivir experiencias enriquecedoras. Que si tu problema es que sos demasiado estricto con vos mismo o pensás demasiado las cosas, dejarte influir por alguien más pícaro, más impulsivo, aunque sea un terrible, un bueno para nada, puede significar un gran crecimiento personal.

-¿Qué elementos narrativos tuviste en cuenta para abordar la historia?

-Desde el primer momento el espectador se anticipa y sabe que buena parte de la historia va a tratar de cómo el chico bueno endereza al chico malo. Lo que empieza a generar cierto asombro es ver cómo este chico conflictivo también tiene algo para enseñar, algo que incluso puede destapar un proceso de autodescubrimiento en el protagonista. Por eso era muy importante que la trama moral no se instalara nunca en un solo lado.

-¿Cómo definís la relación entre ambos jóvenes?

-Definir es limitar, dice Oscar Wilde en una de sus obras de teatro. Creo que la película es una gran defensa de este enunciado. No hay dudas es de que hay algo entre ellos que es inclasificable, ambiguo y contradictorio. Ellos lo viven plenamente, aunque no lo puedan poner en palabras, ni nosotros tampoco.

Más noticias