Diario Uno Espectáculos

La nueva obra de la dupla Cibrián-Mahler llega este jueves a Mendoza. Juan Rodó, el protagonista, habla sobre esta versión dinamizada

El siempre vigente Dorian Gray y su obra

Por UNO

Por Ramiro Ortizortiz.ramiro@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

La obra se estrenó en 2005 y luego se reestrenó en enero de este año pero, esa vez, con muchos cambios, tantos que la consideran casi como una obra nueva. La puesta es Dorian Gray, el retrato, que ofrecerá tres funciones en Mendoza bajo el ya probado sello de drama musical del dúo integrado por Pepe Cibrián y Ángel Mahler.

Con décadas de respaldo, la dupla eligió nuevamente a su actor fetiche para el papel principal, el experimentado actor y cantante Juan Rodó. El artista, ahora con el ansia de satisfacer su objetivo de hacer el musical de Broadway Nine, reparte su tiempo entre el trabajo con Cibrián-Mahler y la escuela de comedia musical que fundó el año pasado, la cual le demanda una gran dedicación. Sin embargo, apenassalió de una de sus reuniones atendió el teléfono y profundizó sobre la obra que protagoniza.

–¿Este Dorian Gray viene distinto? –El primer cambio es que la obra es mucho más sintética que la anterior. Es decir, la obra ha ganado en dinamismo porque se han sacado algunas escenas que no ayudaban mucho a contar la historia. Esa variación marca una diferencia porque debido a eso la obra dura mucho menos que antes. Se hace más dinámica y ágil.

–¿También se modificó la puesta?–Sí, la puesta en escena también es renovada, hay un concepto diferente del manejo del elenco. Hay personajes bastante definidos que acompañan a los principales. Actúan como testigos y observadores de la historia y lo que ocurre en el escenario y a la vez representan a personajes diferentes de acuerdo a la escena que se esté interpretando. Es un concepto particular que le da una estética muy original. La  puesta de luces también fue renovada, antes eran más blancas y ahora hay más color. Esto enriquece la visual del espectáculo.

–¿Cómo encaraste el rol de DorianGray?–La dirección actoral se ha modificado y en el caso de mi personaje ha cambiado mucho. Lo que se ha buscado es una sobriedad aún mayor en mi rol. Es decir, en la actuación se ha querido quitarle grandilocuencia al personaje y esto ha contribuido a darle todavía más credibilidad y más fuerza, más foco al personaje.

–¿Desde qué perspectiva se abordó la síntesis de la novela original? Teniendo en cuenta esta versión, ¿en qué tema está puesto el foco?–Es una obra estéticamente bella y que hace un planteo no casual sobre la belleza y el individualismo por el hecho de eternizar la juventud, algo que aún hoy está muy vigente, más allá de que esta obra fue una crítica a la sociedad de su tiempo, en el siglo XIX, la sociedad inglesa en la que estaba inmerso el autor, Oscar Wilde. Usó ese símbolo para criticar a una sociedad superficial que privilegiaba únicamente lo exterior, las apariencias. Hoy, con las cirugías y los tratamientos, ese deseo se favorece y entonces sigue vigente. La idea es qué precio, qué costo estás dispuesto a pagar a cambio de esa juventud eterna. Y la respuesta es el alma.

Funciones

  • Hoy y mañana, a las 21.30, en el teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz) y el domingo, a las 20.30, en el teatro Ducal (Rivadavia).
  • Entradas: $140, $160 y $180.