Espectaculos Sábado, 17 de noviembre de 2018

El rock y una noche deluxe

Willy Crook El músico se presentará esta noche en Bizancio Disco, en un show en el que adelantará parte de su próximo material y repasará diversos hits del género

"Siempre ha sido una satisfacción ir a Mendoza, tengo buenas y malas anécdotas. Todavía recuerdo la vez que estaba ligeramente ebrio antes de salir a tocar, dije una barbaridad y me arrojaron cualquier cantidad de los más diversos objetos contundentes como debe ser en el mundo del rock. Dije una burrada y me ajusticiaron, porque lo mío no es un show de karaoke", dice sin pelos en la lengua Eduardo Guillermo Pantano Crook, más conocido como Willy Crook, mientras recuerda sus presentaciones.

El reconocido saxofonista, guitarrista, vocalista y compositor de rock argentino que participó en famosas bandas tales como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y Los Abuelos de la Nada, llega nuevamente a Mendoza con su grupo Willy Crook & Funky Torinos esta noche, a las 22, en Bizancio Disco en un show que el mismo asegura "hará olvidar a todos los presentes de que el mundo sigue girando".

"Será una noche en la que estaremos adelantando el material del inminente disco que vamos a sacar y por supuesto viejas glorias como las que hacen los Rollins Stone con Satisfaction. Los mendocinos van a escuchar lo nuevo del álbum que llamaremos Twice que significa dos veces en honor a un tema que le dediqué a mi adorada mujer, lo que demuestra lo perverso que soy al estar enamorado de mi propia mujer", adelantó con su inigualable humor el músico argentino que llegó a compartir escenario con el rey del soul James Brown.

Divertido, irreverente y polémico Willy diálogo con Escenario en una entrevista sin restricciones en donde habló de su estilo, sus referentes, el rock actual, su vida personal, y hasta su paso por las bandas más referentes del rock argentino.

-¿Te molesta cuando se refieren a vos como el ex Redondo o el ex Abuelo de la nada?

-Me parece anacrónico, es no ver todo lo demás que ha pasado en el medio, eso es algo que dice gente que no se ha permitido verme en otros proyectos. Hay que tener la mente abierta para saber que han pasado muchas cosas de ahí a esta parte. Igualmente estoy orgullos de haber estado en los Redondos, Los Abuelos y Sumo, Incluso quiero creer que algo se me contagió de ellos. No me arrepiento de nada de lo que hice aunque creo que Prince (Royce) se debe estar arrepintiendo de no haberme invitado a tocar (ríe).

-Pero tocaste con James Brown...

-He pateado con gigantes y muchos cuyos nombres no son conocidos pero que son unos titanes. No cambiaría eso ni por 100 grandes éxitos de Chayanne. Me hubiese encantado tocar con Gustavo Cerati o haberlo tenido como productor pero tuvo la pésima idea de morirse, como todos los íconos. Estoy muy satisfecho de todo lo que para un artista es muy malo, pero no artísticamente sino de las circunstancias y como las aproveche.

-¿Willy Crook es sinónimo de funk?

-Mi terreno es el rithym & blue, el funk es el primo canchero, James Brown sería sinónimo de funk. Lo mío es otra cosa pero esta bueno porque genera buena influencia para que gente revise ese género que como siempre digo es el primo canchero del soul, El funk es un estilo muy relajado, muy canchero y se ha escuchado muchísimo pero debemos crear estilos propios.

-¿Y cuál es el tuyo?

-Fifunk. Mi música acompaña los mejores momentos de cualquier pareja, está presente en su intimidad por eso me declaro el líder indiscutible del fifunk pero tranquilos no hace falta que esté yo presente cuando lo escuchen (ríe).

-Muchos consideran a tu música como música de culto...

-Sí, puede ser, porque no es masiva, no gano mucho dinero pero sigue existiendo, esa es un poco la esencia de lo alternativo, de lo de culto, pero lo cierto es que me alegro que me consideren sin importar la etiqueta que sea. El artista tiene que trotar en la tercera, dormir la siesta en la cuarta y en la quinta decir me quedo a dormir acá porque para eso está, para hacer lo que no va a salir en el diario.

-¿Cómo ves el rock actual?

-El músico es la peor persona para preguntarle por música porque apenas va a su propio show. No dudo que en el 2018 cualquiera tiene referencias para hacer lo que quiera, tiene forma de llegar a los instrumentos lo que también conlleva que haya muchísimas bandas. Por eso hay que saber buscar y discernir para ver cuáles son auténticas y cuáles se parecen a otra cosa. Yo soy un clasista del rock, sigo a los grandes que ya no existen. Hoy hay algunos que me gustan pero ninguno que me vuele la cabeza.

-¿Cuál es tu secreto para seguir vigente en el tiempo?

-Una profunda distracción de las cosas que pasan a mi alrededor y una completa atención para hacer lo mejor que hago en la vida: hacer música que me guste. Como dijo David Bowie las decisiones que tomo son sencillas pero diferentes a las de los demás, y lo mismo pasa conmigo. Son decisiones diferentes pero que al público le siguen gustando.

-Estuviste casi doce años si componer...

-Es que no tenía nada para decir. Felizmente no hablé porque siempre que no tengo nada para decir hablo. Hoy prefiero ser propietario de mi ausencia, no vivir de rodillas ni morir parado, simplemente tirarme un rato en la cama, lo mío es una degradación total de la filosofía.

-¿La vida te sorprende?

-Me sonríe y eventualmente se me ríe en la cara. En mi vida lo que yo alimento sucede. En un mundo en el que parece que la gente perdió el rumbo tengo amigos que saben ser mis amigos, cosa que es una tarea más difícil, compañeros que me permiten hacer lo que amo.

-¿Escuchas tu música?

No, sobre todo cuando estas preparando el disco, cuando estas grabando tenés como una sobredosis por eso nosotros tratamos de mezclarlo. Ser músico del jazz me da el privilegio de destrozar las canciones en orden para no aburrirnos y para no aburrir a los que nos escuchan. No soy el presidente que si me equivoco sufren todos, puedo equivocarme en una nota.

-¿En Mendoza vas a equivocarte?

-Con total éxito. Tengo músicos con alfabetización musical, racionalidad y onda. Yo tengo solo al onda porque vengo más del rock, pero que más se puede pedir. En dos horas voy a hacerlos olvidar que el mundo está girando.

Más noticias