Diario Uno > Espectáculos

El recuerdo como dulce condena a la traición

Por Ramiro Ortizortiz.ramiro@diariouno.net.ar

Te puede interesar...

Dos personajes históricos acusados de traición, cruzados en una imaginaria condena eterna, disparan la mixtura teatral de Liniers, el traidor, la obra ganadora del primer premio del Certamen Literario Vendimia2012 que hoy estrena el teatro Independencia. Escrita por el sanrafaelino Marcos Martínez, joven y prolífico dramaturgo que incursiona además en las otras facetas del teatro a través de la compañía Mil Grullas, la pieza será dirigida por Sonnia de Monte y Silvina Tenti y tendrá cinco funciones con entradas a cambio de alimentos no perecederos.

Las presentaciones serán hoy, mañana y los días 20, 21 y 22 de marzo, en la sala mayor, a las 21.30. 

La puesta que llega al escenario del Independencia es el resultado de un arduo trabajo de síntesis y despojo, ya que el texto original tenía cantidad de escenas y personajes que fueron “limpiándose” hasta llegar a sólo dos: el virrey Santiago de Liniers (encarnado por el propio autor, Marcos Martínez) y el comandante británico John Whitelocke (interpretado por Lalo Tinte).

Inspirado en las invasiones inglesas como prólogo político y militar de la Revolución de Mayo, Martínez investigó durante más de cinco años. Así fue que halló a estas dos figuras  con ciertas contradicciones y paralelismos que lo llevaron a cruzarlas.

“Liniers, a pesar de ser el único virrey elegido por el pueblo, termina siendo destituido y fusilado por sus propios compañeros de armas, por los soldados que él había entrenado. El general Whitelocke es considerado traidor a la patria por perder una guerra que tenía todas las condiciones de ser ganada. Fue la única guerra que perdió Inglaterra en el siglo XIX. Por eso Whitelocke es degradado de la peor manera, nadie con ese apellido podía vestir un uniforme militar. Con esos dos traidores, de dos patrias distintas, a quienes decidí ponerlos cara a cara, nació la puesta que vamos a ver”, contó el dramaturgo.

Los traidores se encuentran en un lugar incierto, “un lugar donde no existe el día y la noche y en donde su tortura es recordar, todo el tiempo, su traición”, según su creador, quien se encarga de aclarar: “Al contar esto parece que hablamos de una obra terriblemente dramática y pesada cuando en realidad hicimos una puesta con humor y ciertos contrastes. Si bien es una tortura lo que ellos sufren, eso también los lleva a desdramatizar esa situación, porque uno es torturador del otro”.

Liniers, el traidor posee contenido histórico y lo hilvana con el presente y el futuro, todo entrelazado con recuerdos, recursos físicos, de humor, condena y memoria. 

Marcos, quien confesó que le costó mucho trabajo escribir la pieza y todavía más actuarla, al ganar el premio decidió que quería hacer la obra con el grupo con el que trabaja habitualmente, es decir con Sonnia, Lalo y Silvia. Y afrontaron el desafío a pesar de obstáculos como la distancia, ya que residen en San Rafael. 

La intervención de Sonnia de Monte y Silvina Tinte en la dirección generó notables cambios en el producto final, tanto que aseguran que quien lea el libro y vea la obra disfrutará de dos cosas totalmente diferentes.

“Antes era más pedagógica, con muchos datos, hasta que me pregunté: ‘¿en qué momento respiran estos tipos?’. Así se fue limpiando de todo eso y luego, con la adaptación que hizo Sonnia, se fue limpiando mucho más todavía. Así empiezan a aparecer esos seres humanos que hay detrás, delante y entre estos traidores. Es una obra muy humana. El concepto se cristalizó en una imagen, en emoción y en la sensación que queremos transmitir”, expresó Martínez. 

“Creo que el texto tiene una ironía finísima y nosotros vimos cómo montar algo tan exquisito, tan intelectual. Ahí aparece la sonrisa, al ver dos tipos expuestos a la nada, la ironía puede verse concretamente. Pasamos de 13 personajes a dos. Empezamos con algo cargadísimo, con analogías con el presente que nos parecía que había que mostrar. Y después fuimos sintetizando todo eso, de la parafernalia que queríamos mostrar quedó sólo un espacio con una luz. Algo totalmente minimalista y un laburazo de los actores, porque hay que sostener algo así durante una hora en este espacio maravilloso, con un escenario que se impone”, completó Sonnia de Monte.

Entre los elementos que embellecen el encuentro, los actores Lalo Tinte y Marcos Martínez tuvieron un intenso entrenamiento con sus dos “maestros zen”, Maxi Yánez y Amir Matías, ya que la puesta requiere una intensa entrega física. Otro detalle será la música, la sonatina Romance del Plata, de Carlos Guastavino, en una versión de Dora De Marinis. 

“La decisión hacia el despojo se dio porque la obra tenía multitud de escenas, de personajes, de elementos. Limpiando eso se llegó a remarcar el despojo. Ahora ojalá que haya multitud de público”, deseó elautor. 

Formado en el oficio

Ganador del primer premio en categoría dramaturgia del Certamen Literario Vendimia 2012, Marcos Martínez no es muy conocido en el ambiente provincial. Por eso, al hablar de su trabajo el artista resumió:“Soy autor… como dramaturgo algunas de mis obras las he montado yo mismo, probando ser director. Tengo dos obras breves que fueron estrenadas en el teatro Fray Mocho, en Capital Federal, en un festival de humor breve; tengo una obra que anda por República Dominicana, y cosas de ese tipo. Me formé un poco con Sonnia de Monte y Daniel Fermani. Pero también mis compañeros me formaron, los actores, los técnicos, la propia experiencia. Uno recibe mucha formación de muchos lugares, el dramaturgo no es un trabajo solitario de oficina, sino que es más abierto a poder conocer otras disciplinas del teatro”.

“Lo bueno es que algunos seguimos buscándole la literatura a la dramaturgia. Luego de que la imagen superara a la palabra la dramaturgia pasó a ser sólo un guión. Ahora creo que recuperamos ese valor literario”, completó Sonnia de Monte.

Datos

  • Las entradas pueden adquirirse en la boletería del teatro Independencia a cambio de alimentos no perecederos.
  • Equipo completo: Marcos Martínez en dramaturgia y actuación, el actor Lalo Tine, las directoras Sonnia de Monte y Silvina Tinte, y Amir Matías y Maxi Yáñez en la preparación física.