Espectáculos
Shrek y Sex and the City 2, dos de las grandes apuestas de Hollywood arrancaron flojas en la recaudación. Tampoco hay buenos augurios para El Principe de Persia.

El mal de taquilla

Por UNO

Un portaaviones tocado, dos bajo ataque. Así están las costas de Hollywood, una industria quecuenta con su desembarco veraniego para llenar las arcas, temporada de estío para la que se pasa el

año preparando sus grandes franquicias.

Las cosas han empezado mal. El primer gran as, Shrek, felices para siempre (o sea,

Shrek 4 en 3D), no ha logrado lo esperado. En su primer fin de semana en las salas –el

pasado– apenas superó los 65,8 millones de euros. A primera vista, la cifra no es nada desdeñable,

pero tiene su truco porque sus anteriores entregas habían dado a entender que el verde ogro era el

color del dinero (todas ellas se llevaron 81,2 millones de euros en el primer fin de semana).

Además, no se pueden comparar las cifras porque no se tiene en cuenta la inflación. Y, lo peor,

Shrek, felices para siempre es en 3D, y las entradas para verla en ese formato son muy caras. En

teoría, ese precio debería haber multiplicado la recaudación. En definitiva, un fracaso. Y así se

lo tomó Wall Street, donde las acciones de DreamWorks, estudio productor de la saga animada,

cayeron un 11%.

Todo esto con una película de animación que disfrutó de unas críticas pasables y una campaña

promocional a bombo y platillo, para un estreno en 4.359 pantallas en EE.UU. y Canadá. De esas

salas, 4.000 son para el 3D, todo un récord en el formato que por estos días es el Santo Grial de

la taquilla. Así que con este portaaviones tocado, a Hollywood se le está atragantando la barbacoa

habitual del fin de semana del llamado Memorial weekend, que marca oficialmente la entrada del

verano en el calendario estadounidense.

Críticas desfavorables

Son dos los estrenos potentes,

Sex and the city 2 y

Príncipe de Persia: las arenas del tiempo, y la inversión es monstruosa. Carrie Bradshaw y

sus chicas dan rienda suelta a su nueva aventura, simultáneamente, en todo el mundo con 3.445

pantallas en el territorio norteamericano. Y en el caso del videojuego traspasado a la pantalla,

con la impresionante musculatura de Jake Gyllenhaal, 3.660 pantallas lo aguardan, mientras que la

película se estrena con rapidez antes en el resto del mercado internacional (y hay que reconocerle

su éxito).

Ambas tienen una responsabilidad financiera a sus espaldas, tras los 337,1 millones de euros

que recaudó la primera entrega cinematográfica de Sex and the city 2 –sin mencionar la adoración

que levantó la serie de televisión–, y en el caso de Príncipe de Persia, porque su presupuesto ha

rondado entre los 121,8 y los 162,4 millones de euros y se apoya en uno de los mayores éxitos de

ventas en el campo del videojuego. Ahora el mago de la producción Jerry Bruckheimer quiere

convertirlo en franquicia cinematográfica.

Otro detalle que los iguala: ambas llegan a los cines con algunas de las peores críticas del

año. Como dice The Wall Street Journal, es difícil creer en el elevado presupuesto de Prince of

Persia "con lo malas" que son sus imágenes y un bloguero subraya jocosamente que lo mejor de la

película es "que no da cáncer de ojo". Las cosas empeoran con Sex and the city 2. The Hollywood

Reporter constata que la película no es más que "un pase de modas de dos horas". Los Angeles Times

afirma que es el retorno "innecesario y sin tacos" de Sarah Jessica Parker.

 Embed      
 Embed      
Shrek 4.
Shrek 4.
 Embed      
Sex and the city 2.
Sex and the city 2.
 Embed      
Príncipe de Persia: las arenas del tiempo.
Príncipe de Persia: las arenas del tiempo.

Dejá tu comentario