Espectaculos Sábado, 12 de mayo de 2018

El cuarteto de guitarras Ecos presentará un adelanto de su próximo disco

"Que nuestros temas hagan vibrar al público como a nosotros con cada nota de nuestras guitarras" es el objetivo del cuarteto de guitarras Ecos, integrado por Adrián Bassi, Fernando Stern, Miguel Ángel Dotto y Adrián de Rosa, que se presentará hoy, a las 22, en la Nave Cultural (España y Maza, Ciudad).

El cuarteto, que cuenta con doce años de trayectoria, ha realizado y participado en diversos ciclos y festivales de música de cámara, en varias salas del país y de Latinoamérica. En sus conciertos se puede escuchar un extenso repertorio compuesto por obras originales para cuatro guitarras y arreglos realizados por sus integrantes.

Para conocer todos los detalles sobre la trayectoria del grupo y lo que esperan para este año, en el que presentarán su tercer disco, Escenario habló con Miguel Ángel Dotto para ahondar en los momentos más importantes del cuarteto.

-¿Cómo será el show de esta noche?

-Preparamos un concierto especial y dinámico; una selección de los dos discos que grabamos y un adelanto del tercero, con obras en su gran mayoría de marcada raíz folclórica. Argentina ocupa un lugar especial en esta ocasión con zambas, rasguidos dobles, milongas, tangos y también sones cubanos y folclore brasileño serán parte del repertorio.

-¿Cómo nace el cuarteto de guitarras Ecos? ¿De quién fue la idea?

-La idea de formar un cuarteto de guitarras surge en el año 2004 cuando nos reunimos para rendir la materia Música de Cámara, de la Licenciatura en Guitarra en la Escuela de Música (UNCuyo). La verdad es que resultó un proyecto muy enriquecedor y a la vez divertido, de modo que ya en el año 2006 el cuarteto se estableció con la formación actual y ya llevamos doce años dedicándonos a lo que más nos gusta.

-¿Cómo eligieron el repertorio y sobre todo la identidad que tienen?

-Afortunadamente el repertorio es algo que fluye naturalmente. Es una suerte el tener gustos afines. A los cuatro nos apasiona la música latinoamericana, sus ritmos, su riqueza expresiva. Por eso nuestro repertorio se basa, práctica y exclusivamente, en este tipo de obras. Generalmente alguno de nosotros trae una propuesta, una partitura nueva, la analizamos entre todos y, si no ha sido compuesta originalmente para guitarras, hacemos los arreglos. Es un trabajo de selección que se basa no solo en el gusto personal sino también en buscar obras que nos presenten desafíos y también que sorprenda al público con sugerencias, movimiento, colores, dinamismo, que lo haga vibrar al mismo tiempo que nosotros vibramos con cada nota de nuestras guitarras.

-¿Qué temas los identifican, si tuvieran que nombrar algunos?

-Dentro de nuestro gusto por las obras latinoamericanas es difícil establecer qué temas nos identifican, ya que en la música latinoamericana existe una cantidad de ritmos y expresiones muy ricos y de lo más variados; pero creo que hay algo que nos marca un poco más de cerca, y es la presencia de la música del genio Astor Piazzolla en cada una de nuestras presentaciones. Para nosotros es un placer interpretar sus obras y notamos también cómo la gente se emociona al escucharlo. Es realmente un momento único en el que el público y nosotros conmemoramos y disfrutamos por igual al gran maestro.

-¿Mantiene contacto con compositores de distintas nacionalidades?

-Sí, mantenemos contacto con muchos de ellos, ya que han sido de gran trascendencia y decisivos a la hora de elegir repertorio y grabarlo. Jorge Cardoso nos hizo llegar la obra Poker de ases que le da título a nuestro primer disco; luego grabamos otra de sus obras -La suite Yevi á- en nuestro segundo trabajo, y tuvimos el placer de compartir con él escenario en el Festival Guitarras del Mundo de 2013. También para el segundo disco el compositor Leopoldo Polo Martí adaptó cuatro piezas de su autoría para nuestra formación. El tercer disco, que está gestándose, está compuesto íntegramente por obras del compositor cubano Eduardo Martín, con quien tuvimos el placer de preparar el material durante diez días en su casa de La Habana, Cuba.

-¿Qué escenarios han recorrido en estos años?

-Han pasado muchos, sin embargo el tocar en el teatro Independencia en dos oportunidades con la Orquesta Filarmónica de Mendoza, la primera vez bajo la dirección de la maestra Ligia Amadio, la segunda vez bajo el orden de Luis Belforte, fue de gran trascendencia para nuestra carrera; también nuestras participaciones en los Festivales de Guitarras del Mundo fueron momentos muy importantes y uno de los conciertos que recordamos con mucho afecto fue el que dimos en la sala del Alba Cultural de La Habana, concierto que contó con la presencia de Eduardo Martín.

-Son muchos años, ¿cómo han ido creciendo?

-La música para nosotros es una búsqueda constante. Tratamos de mejorar continuamente distintos aspectos como el sonido, la técnica, la musicalidad, y esto se ve reflejado en una evolución artística que se puede apreciar claramente a través de los años.

-¿Cómo describirían la relación entre los integrantes del cuarteto?

-Podemos decir que cada uno tiene una característica particular pero tenemos la suerte de que esas características juntas funcionan y se potencian entre ellas. Nos dimos cuenta de esto a medida que transcurrían los años y seguíamos juntos y divirtiéndonos en cada ensayo y concierto.

-¿Qué abarca el repertorio que hacen?

-Si bien dentro de nuestra historia hemos interpretado música de diferentes épocas y estilos, nuestro actual repertorio se basa en la música contemporánea latinoamericana, que es su mayoría cuenta con una marcada raíz folclórica.

-¿Quiénes realizan los arreglos?

-En general la mayoría de las obras que tocamos son originales para cuatro guitarras, realizadas por grandes compositores que escribieron música para nuestro amado instrumento. Los pocos arreglos que seleccionamos para interpretar son arreglos hechos con gran maestría, como por ejemplo el arreglo de Alfonsina y el mar, del compositor Ariel Ramírez, cuyo arreglo es del gran guitarrista y compositor francés Roland Dyens. También realizamos nosotros mismos nuestros arreglos: por lo general, uno de nosotros trae la base del arreglo y terminamos redondeándolo entre todos.

-¿Cuáles son los festivales más importantes donde participaron?

-Lo más importante que podemos nombrar aquí es la invitación del maestro Juan Falú para participar en el festival Guitarras del Mundo. También están nuestras numerosas actuaciones en el Festival Internacional Música Clásica por los Caminos del Vino, en el que ya llevamos participando once años ininterrumpidos. Festival que ofrece unos marcos realmente excepcionales para disfrutar de la música.

-¿Qué esperan para este año?

-Este año se abre para nosotros con una gran variedad de propuestas y desafíos. Uno de nuestros principales proyectos es dar a luz a nuestro tercer disco, en el que estamos poniendo mucha energía y tenemos muchas expectativas. Por otro lado, están saliendo para este año muchas propuestas y estamos orientados a dar a conocer aún más nuestro proyecto, ya que todavía hay mucha gente que no nos ha visto tocar en vivo y queremos acercar nuestra música a más lugares de nuestro país y también del exterior.

-¿Qué objetivo les quedan por alcanzar?

-El principal objetivo es continuar difundiendo la música que hemos elegido para interpretar con este proyecto, que nos une y con el cual disfrutamos muchísimo. Siempre aparecen nuevos objetivos a alcanzar y cada vez más grandes, pero sin dudas el principal objetivo es la continuidad, ya que esta nos proporciona un conocimiento de nosotros mismos como grupo que hace que la música fluya cada vez más natural.

-¿Cuántos materiales discográficos tienen?

-Contamos con dos discos editados, el primero llamado Poker de ases, del 2010, y el segundo llamado Entre selvas y llanos (2015). El tercer disco ya lo comenzamos a grabar en el estudio Zanessi y esperamos tenerlo para fin de este año. Los discos se pueden conseguir en la página del cuarteto: www.cuartetoecos.com

Más noticias