Espectaculos Sábado, 28 de julio de 2018

El crimen de Asunta: las pruebas y los misterios

Una miniserie estrenada en Netflix analiza un caso que conmocionó a España y a la prensa internacional: el asesinato de una pequeña de 12 años por el cual fueron juzgados y condenados sus propios padres.

En el hogar. Rosario Porto y Asunta, en una imagen familiar.

El caso de la pequeña Asunta Basterra no sólo conmocionó a la prensa española sino a la internacional, por varios motivos. Primero y principal por que la víctima era una niña de sólo 12 años que desapareció el 21 de setiembre de 2013 y apareció muerta al día siguiente junto a un camino en el municipio de Teo (La Coruña, Galicia, España).

Y en segundo lugar porque los acusados de su asesinato fueron sus propios padres, Alfonso Basterra y Rosario Porto.

La niña era de origen chino y el matrimonio español fue hasta un orfanato del país asiático para adoptar a Asunta, quien con el tiempo se convirtió en una bella jovencita, estudiante muy destacada y con múltiples talentos -sus padres los potenciaron en actividades extras- como la música (tocaba el piano y el violín) y el ballet.

Esta "docuserie" -de tan sólo 4 capítulos- llamado Lo que la verdad esconde. El caso Asunta: Operación Nenúfar, resume los principales hechos que llevaron a encontrar culpables a Alfonso y Rosario -divorciados en el momento del crimen-, aunque nunca pudo quedar claro cuál fue el móvil que desencadenó el asesinato.

Este documental no tiene, desde el punto de vista audiovisual, un despliegue interesante. Imágenes fijas y testimonios con cámaras del mismo modo, son recursos que, a partir de su abuso, emprobrecen la calidad del producto.

Por otro lado, y ya a nivel periodístico, tampoco es tanto lo que aporta, porque ni siquiera se incluyen entrevistas a los acusados -salvo escuetas charlas telefónicas- para que cuenten su versión, aunque se incluyan parte de sus testimonios cuando comparecieron ante el tribunal. Lo novedoso hubiese sido escuchar el relato, sin preguntas de por medio, de lo que sucedió la noche en la cual la pequeña desapareció.

Quizá el más interesante de los capítulos sea el último, donde estudiantes de la carrera de Derecho se convierten en integrantes de un jurado que, tras analizar todas las pruebas e indicios del caso Asunta, tienen que fallar acerca de la culpabilidad o inocencia de los implicados. Aquí el director Elías León Siminiani logra imprimir un poco más de ritmo a las imágenes, que dentro de esta moda del "true crime", tiene a su favor la objetividad de la mirada periodística, pero dista mucho de estar ente los mejoresc del género.

Dejanos tu comentario