Editorial Martes, 14 de agosto de 2018

Un superlunes

Ya hay analistas que empiezan a a afirmar que el país tiene problemas "pero no para semejante debacle".

Basta repasar algunos de los temas más fuertes que nos deparó el lunes para pedir que paren un poco el mundo porque tenemos ganas de bajar a tomar aire.

Veamos algunos de los titulares:

• El dólar se disparó por encima de los $30 por el agravamiento de la crisis turca y por las debilidades argentinas.

Cristina Kirchner pasó por tribunales pero solo para dejar un escrito y para poner en marcha su estrategia ante la bomba de los cuadernos de la coimas: disparar munición contra Macri.

• La misión de monitoreo del Fondo Monetario Internacional empezó a trabajar en Buenos Aires y avaló el plan del titular del Central, Luis Caputo, para desactivar las Lebac de aquí a fines de año y para acotar la suba del dólar.

• Por temor a un impacto externo en la inflación, el Banco Central aumentó la tasa de política monetaria al 45%.

• Los analistas económicos no coinciden en sus anuncios de lo que va a hacer el Gobierno para frenar la disparada del dólar.

• El Banco Central dejará de ofrecer en el mercado los dólares del FMI que licitaba a cuenta del Tesoro.

• En los tribunales federales de la avenida Comodoro Py se presentó Margarita Stolbizer para reabrir la causa contra los Kirchner por enriquecimiento ilícito.

• La debilidad macroeconómica argentina hace sentir fuerte el cimbronazo turco. A eso se suman factores locales como la suba del riesgo país y la incertidumbre política por la causa de los cuadernos de las coimas pagadas durante el kirchnerismo.

• El secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, afirma que "está muy claro que hay una fatiga de los mercados y de la comunidad inversora con la Argentina, y eso permite decir que están dados los ingredientes para que siga la escalada del dólar. El país tiene problemas, pero no es para semejante debacle".

Demasiada mala onda para procesarla toda en una sola jornada.

A veces no son los expertos sino los ciudadanos de a pie los que saben separar con más criterio la paja y el trigo. Y ejercitados en esta montaña rusa que es la Argentina, es probable que muchos contribuyentes se banquen esta vía porque volver a "lo otro" ya es demasiado conocido. Y peligroso.