Diario Uno > Economía > vino

"Un litro de vino debe valer lo mismo que un litro de gasoil y, si no es así, mejor que la uva se la coman los animales"

Marcelo Aguado, productor vitivinícola, decidió no levantar la cosecha y meter ganado en el viñedo para que se coman la uva

"Para que la finca se vuelva rentable, tiene que valer lo mismo un litro de uva que un litro de gasoil, esa es la relación. Mientras tanto no tiene sentido levantar la cosecha y es mejor meter a los animales", dijo Marcelo Aguado, el productor vitivinícola que decidió no levantar la cosecha y, en cambio, dejar que el ganado se coma la uva.

Aguado tiene 22 hectáreas de cabernet plantadas como espaldero alto, a la vera del carril Santos Lugares, en Junín. "Toda la finca tiene tela antigranizo y está preparada para cosechar con máquina y hace 12 años que cosecho así", cuenta el viñatero que, además, es productor ganadero y contador.

Te puede interesar...

"Por los costos que tuve el año pasado y los que vengo viendo de este año, la verdad es que no vale la pena levantar la uva", dice, explicando por qué decidió no levantar la cosecha y, en cambio meter en la viña a sus terneros.

Cuenta que "al quintal lo están pagando entre $3.000 y $3.200. El litro de cabernet lo están pagando $35 más IVA y, a ese precio, no se pagan ni los costos".

Después, detalla en números: "El año pasado coseché 700 y pico de quintales. La máquina cosechadora me cobró $380.000 para levantar las 22 hectáreas completas, el 100% de la finca. La bodega, por elaborarme y entregarme los 50 y pico de mil litros de vino, me cobró $180.000. Me quedaron en el bolsillo $400.000. Eso me lo están pagando todavía, en 12 cuotas. Este año dijeron que lo iban a pagar en 8 cuotas. Entre la máquina y la bodega, se fue más del 60 % de mi producción. Con la plata que me queda y que me dan en cuotas, mes a mes, tengo que pagar Irrigación, el pozo, los sueldos, el combustible, fertilizar, poner matayuyo... En definitiva, ya estoy trabajando para los demás y no tiene lógica".

Según Marcelo Aguado "para que la finca vuelva a tener sentido, tiene que valer lo mismo un litro de uva que un litro de gasoil. Esa es la relación".

Cansado de los malos precios, metió al ganado a comer en el viñedo

"La prostitución de la vitivinicultura"

Aguado dice que, debido a estos precios, prefirió "traer los terneros del campo y meterlos en la finca", porque dice que en el ámbito de la ganadería la situación es bien distinta. "Los kilos se están pagando bien y tenemos pautas claras. Todo los días, por Liniers, sabés cuánto vale un kilo de animal, un novillo. En cambio en la vitivinicultura es tanta la prostitución que hay que, hasta que no metemos la uva en la bodega y la bodega se sienta a negociar, no sabemos qué van a hacer y terminan pagando lo que se les canta".

El productor cuenta que "yo tengo una planta impregnadora. El año pasado la tuve cerrada y este año la alquilé, porque hace tres años que los productores no vienen cambiando la madera", y asegura que "hay algo en el sistema que no está funcionando, no es que a mì no me funcione. No soy el único que está abandonando la finca".

Temas