(Editado por Luciano Bertolotti) La ley que se reglamentó a fines de mayo y se promulgó un mes después ajustando los montos de las escalas y las cuotas en un 35,3%, de los monotributistas, y la recategorización de oficio instrumentada por AFIP generó considerables deudas sobre los que quedaron en la misma categoría, dado que el incremento es retroactivo a la cuota de febrero.

Ante esta situación la Administración Federal de Ingresos Públicos habilitará a que la deuda de los monotributistas que se generaron por la recategorización se paguen hasta en 20 cuotas. El aumento que se aplicó en las cuotas de febrero, marzo, abril y mayo, por lo que en total deben pagar el 140% de la cuota que abonaron en mayo. Los monotributistas que están en esta situación deben pagar casi una cuota y media más. Otros bajaron de categoría.

El monto mínimo de cada cuota debe ser de $ 500 y el plan de facilidades estará disponible desde el 1° de julio en el sitio del monotributo de AFIP. Este mes la cuota vencerá el 25, a diferencia de la fecha tradicional que es el 20.

También hasta el 25 los contribuyentes pueden cambiar la categoría que la AFIP les asignó de oficio para ello tienen que ingresar con clave fiscal al Portal Monotributo y seleccionar la opción “Categorización Retroactiva 2021”. Vale aclarar que quienes no realicen el cambio de categoría asignada se les considerará que está aceptada la categoría asignada.

Los monotributistas que abonen a través de débito automático tendrán que solicitar la modificación de la categoría hasta el 11 de junio para que se les debiten los importes correspondientes, mientras que quedaron encuadrado en una categoría inferior, tendrá un saldo a favor que se podrá usar en futuros pagos.

categoría monotributo.jpg

“El nivel de desconcierto que hay en los monotributistas es muy grande. Es el único régimen que hasta ahora venía respetando la ley por la cual se había creado como régimen especial y lo complejizaron tanto que hoy se da esta situación de cobro de deudas retroactivas en plena pandemia, con monotributistas que no tienen facturación. Es una situación que podría haberse resuelto hace seis meses. Esto genera el hartazgo de los contribuyentes, que terminan cayendo en la informalidad”, le aseguró a Infobae el tributarista Iván Sasovsky, CEO del estudio Sasovsky & Asociados.

Seguir leyendo