Economia Sábado, 13 de febrero de 2016

Asociaciones de consumidores apuestan al monitoreo de precios pero piden más medidas

Lo consideraron una "herramienta útil" pero advirtieron que de por sí sólo este método no servirá para detener a la inflación,

La asociaciones de consumidores y un sector del supermercadismo chino aprobaron en general el sistema de monitoreo on line de precios de las cadenas de supermercados que implementará el Gobierno y lo consideraron una "herramienta útil" pero advirtieron que de por sí sólo este método no servirá para detener a la inflación, y propusieron medidas adicionales.La entidad Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco), a cargo de Pedro Bussetti, señaló que el monitoreo es una medida útil de control de precios por parte de los consumidores, pero "no ataca ni las causas ni las consecuencias" del aumento de precios.

Tras reclamar un plan anti-inflacionario, Deuco sostuvo que el hecho de que un consumidor sepa que tal producto está más barato en tal supermercado "no justifica", por falta de tiempo, su traslado físico hacia los distintos lugares en los que consiga mejor precio.No obstante señaló que el monitoreo on line permitirá observar la variación diaria de los precios lo que facilitará en caso de ser necesario, efectuar denuncias por aumentos abusivos, posición dominante, cartelización o faltantes en góndola. Por último se preguntó si efectivamente las cadenas supermercadistas finalmente suscribirán la propuesta.

Por su parte, Consumidores Libres, de Héctor Polino, recordó que una herramienta similar a este sistema de monitoreo fue ensayada en el año 2012 "sin resultados" y recordó que "no todos los consumidores tienen internet" para consultar los precios desde su computadora o su teléfono digital o bien "no cuentan con tiempo suficiente".

"Haca falta una política que obligue a las grandes cadenas supermercadistas a reducir sus márgenes de rentabilidad, que a través de las remarcaciones van entre el 40 al 250 por ciento", dijo Polino en diálogo con Télam.

Ayer el Director de Defensa del Consumidor de la Nación, Fernando Blanco Muiño, convocó a todas las Asociaciones de Consumidores y Usuarios para informarles cómo será el nuevo sistema de información de precios obligatorio para las Grandes Cadenas de Supermercados.

Las cadenas se encontrarán obligadas a publicar en su página web los precios de 1000 productos de consumo masivo (alimentos frescos y no perecederos, artículos de limpieza y perfumería, librería) e incorporar las modificaciones a medida que se vayan produciendo, de todos los locales que pertenezcan a la firma.

El sistema resguardará los datos registrados a partir de la implementación del mismo, para que los usuarios puedan requerir información de meses y días anteriores. La composición de la canasta de 1000 productos será confeccionada con el aporte de los sectores de la producción y comercialización y de las Asociaciones de Consumidores, que fueron invitadas a participar.

El incumplimiento de la norma permitirá a las autoridades nacionales la aplicación de multas que podrán ser recurridas ante la Justicia, pero deberán pagarse previamente, tal lo resuelto el año anterior por la gestión de Augusto Costa. De los fondos recaudados por las multas aplicadas, el 30% recaerá en la Dirección de Blanco Muiño y será destinado a capacitación y educación de los consumidores.

A su turno, Miguel Angel Calvete, presidente de Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM) y director ejecutivo de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas (FESACH), evaluó favorablemente la medida del gobierno nacional, pero manifestó que "con eso sólo no alcanza para combatir la inflación porque todavía faltan políticas integrales que se complementen entre todos los sectores para equilibrar realmente los precios y sostenerlos en el tiempo".

La entidad anticipó que presentará ante el Gobierno nacional iniciativas como la incorporación de góndolas especiales para productos de las PyMEs, la auditoría on line de la facturación para todos los puntos de ventas y el lanzamiento de aplicaciones celulares para que los consumidores denuncien a los comerciantes que se abusen con las subas de precios.

De este modo, buscan diferenciarse de los grandes supermercados "para visibilizar a los verdaderos distorsionadores de precios", indicaron.

Más noticias