Desde la Asociación de Viñateros de Mendoza (AVM) calificaron a la cosecha correspondiente al 2020 como de "ligeramente positiva", según el presidente de la entidad. Si bien la vendimia se dio en contexto de mermas y de pandemia y fue crítica, se logró elevar levemente el precio de la uva en un contexto internacional en crisis. "Con un gran esfuerzo se pudo levantar la cosecha que nos da la posibilidad de obtener los recursos para seguir trabajando", declaró Eduardo Córdoba, presidente de la entidad que nuclea a los productores viñateros locales.

Te puede interesar: Salida de la cuarentena. Suarez autorizará las reuniones familiares en Mendoza pero con restricciones

"Tal como lo anticipábamos en la entidad, tuvimos una cosecha con mermas de alrededor de un veinte por ciento (20%) promedio. No existe un volumen grande de stock con lo que se va a llegar a la fecha de liberación con un panorama levemente positivo", detalló Eduardo Córdoba respecto al balance de la presente vendimia. "Hoy las labores en las fincas mendocinas se centran en trabajos menores, limpieza de acequias o reparaciones menores, a la espera del primer trabajo fuerte invernal como es la poda y la atadura", continuó exponiendo el camarista.

Leve tonificación del precio

Volviendo al actual periodo de cosecha, desde la AVM se realizó una predicción de los precios pagados al productor, aunque todavía está por debajo de las expectativas, sí se logró tonificarlo. "A pesar de una leve caída en el consumo interno de vinos, se han incrementado las exportaciones y eso ayuda a drenar un poco de vino y que no presione en el mercado de precios. Todo eso en un momento de crisis mundial donde nadie se encuentra bien. Hubo un pequeño repunte de precios en un contexto mundial de crisis", explicó Córdoba.

Gestión clave: la excepción de la cuarentena

Otro de los logros de la entidad local, que trabajó asociadamente con otras cámaras, COVIAR, el Gobierno de Mendoza y el Gobierno Nacional, fue la excepción del aislamiento preventivo a la actividad vitivinícola, permitiendo que todo el sector, en especial los viñateros, pudieran cosechar sus uvas en una actividad que funciona obligatoriamente en los meses donde se promulgó el decreto de aislamiento social.

La actividad toda mostró un alto grado de madurez, demostrando responsabilidad en el manejo de las normas de higiene y tratamiento del personal en épocas de Covid-19, destacaron desde la AVM.