Cholunotas Sábado, 22 de septiembre de 2018

Robertito Funes, el mendocino más glam

El conductor es una de las figuras más reconocidas de C5N y de la farándula nacional. Sus móviles revolucionaron la TV y es parte de los círculos sociales más exclusivos de Buenos Aires.

Histriónico, ocurrente, coqueto, osado, audaz, así es Robertito Funes Ugarte, el mendocino que revolucionó las temporadas veraniegas esteñas, conquistó el jet set, trabajo en los canales internacionales más reconocidos y hoy brilla como conductor en la pantalla de C5N.

Es que a pesar del glamour, la elegancia y el estilo chic que lo caracterizan, Robertito es un hombre que como el mismo reconoce "nunca tuvo miedo de tocar puertas y pedir trabajo". Actitud que no solo dió sus frutos sino que lo llevó a ser una de las figuras más reconocidas de su canal, actualmente frente a la conducción de No te duermas junto a Mercedes Mendoza y destacándose incluso como co-conductor junto a Nicole Neuman en el magazine Tardes Nuestras del canal KZO.

En una entrevista íntima y llena de revelaciones, el conductor que hizo de los móviles televisivos un arte, habla de su infancia, los mendocinos, la fama, la farándula y su relación con Nicole Neumann.

-¿Cómo fue tu infancia?

-Tuve una infancia digna, feliz. Mi padre nos dejó cuando éramos pequeños y fue mi madre quién nos crió. En ese momento no se usaba mucho que las mujeres salieran a trabajar, mi madre lo hizo y educó a tres hijos sola, ella nos dio todo a miy a mis dos hermanos Gastón y Valentín.

-¿Desde pequeño quisiste estar en la televisión?

-No, nunca pensé que iba a estar al frente de un noticiero. Sabía que venía por el lado de las letras, estaba entre comunicación o diplomacia pero si iba a ser lo que soy hoy, jamás me lo imaginé, no fue pensado sino que vine solo.

-¿Porque te fuiste de Mendoza?

-En el secundario yo ya quería ser periodista. A los 17 años fui a pedir trabajo en los diarios y en los canales de Mendoza pero ninguno me dio la oportunidad, no se me abrieron las puertas y allí decidí venirme para Buenos Aires. Aquí llegué y fue instantáneo. Fui a la UCA de donde egresé. Mientras estudiaba hacía antisepsias en la editorial Atlantida y hasta fui repartidor de pizzas durante un año.

-¿Cómo llegaste a la tele?

-Primero fui cronista para Muchmusic. Después entre a trabajar en la Casa Rosada dentro de la parte de prensa de la jefatura de gobierno, allí me enteré que estaban haciendo un casting para un programa, fui y finalmente quedé como bailarín y cronista de Movete con Georgina Barbarosa y después con Carmen Barbieri. En los 2000 decidí irme a los Estados Unidos, entré a Telemundo donde tenía que hablar en neutro y por supuesto nunca me salió, era un desastre(ríe). De ahí me fui a Europa me quedé un tiempo y después partí para México.

-Trabajaste por todo el mundo...

-Sí, en México estuve cuatro años. Recuerdo que puse en pie en ese país, dej{e las valijas y salí a tocar puertas. Allí llegué a Televisa, dije "Hola qué tal, soy Robertito Funes, soy argentino, con quién tengo que hablar", me hicieron una entrevista y quedé como conductor de un programa de viajes. Volví aquí de vacaciones y terminé trabajando en Caras hasta el 2008, también estuve en la revista Luz y Elle hasta que llegué a C5N.

-Allí es donde se produce tu gran explosión televisiva...

-Fue muy loco, cuando estaba busando mis cosas en Méxio me enteré que había un nuevo canal llamado C5N. Le escribí un mensaje a Daniel Hadad por Facebook me dijo "cuando vuelvas vení a verme," tuve una reunió a la que llevé hasta mis premios Perfil, y finalmente quedé. Ese mismo lunes arranqué con Eduardo Feinmann y después con Víctor Hugo Morales.

-¿Cómo hiciste para destacarte?

-Yo era columnista y después empecé a cubrir todas las temporadas de Punta del Este, Les gustó mi forma de hacerlo, les daba un toque de color era más osado, más picante. Después llegaron los viajes: estuvimos para lo del Papa Francisco, durante la asunción de Máxima en Holanda, para el casamiento de los príncipes en Inglaterra pero ojo, todo organizado por mí hasta el más mínimo detalle. Después me llegó Noches Mías, tengo mi noticiero todos los domingos ala noche y este año, como si fuera poco, me llamaron los chicos de Endemol y Kuarzo para conducir Tardes Nuestras con Nicole Neumman.

-Hablando de Nicole, ¿es cierto que están pelados?

-Es mentira nunca paso nada. Ni ella ni yo estábamos enterados. Nos reímos cuando nos enteramos lo que supuestamente estaba pasando entre nosotros. Me dio risa porque yo no ando de chimentero, odio los chismes, meterme en la vida de la gente y me dio gracia que ahora lo hicieran con la mía.

-Es que ahora sos una figura, sos famoso. ¿Cómo te llevas con esa faceta de tu vida?

-No me molesta la fama, me gusta que la gente me salude, nunca tuve un mal momento jamás me insultaron o me dijeron algo. Al contrario, la gente es divina conmigo sobre todo las mujeres grandes, las golden age como yo les digo. Yo lo agradezco porque gracias a la gente yo puedo hacer esto cuando vos sos conocido y lo usas bien tiene mucho rédito. A mí no me marean las luces, el show, mi madre me educó bien.

-¿Por qué te quiere la gente?

-Porque soy autentico, no le meto el buzón a nadie, lo que me gusta lo hago y lo que no, se nota. Hoy donde todo pasa por las redes, donde todo es un like yo sigo siendo yo, con mis cosas buenas y malas pero soy transparente, no pretendo ser alguien diferente, no le copio a nadie y eso la gente lo ve.

-¿Cómo ves a la farándula argentina?

-Me parece un espanto, un horror. Yo hago todo tipo de nota. Me gusta entrevistar a gente que me da algo, la farándula no lo da, no comulgo para nada pero, desde un principio, siempre los evité. Me gusta contar historias, me pones una piedra y le saco jugo. Hoy la gente está ávida de que la escuchen, quiere ser detectada, no pasar desapercibida y a esas personas yo las invito.

-Sos muy reservado de tu vida personal...

-Sí, tengo un circulo de amigos muy chico, soy muy solitario, me gusta estar solo, me encanta la soledad, la disfruto. Vivo solo, tengo mis perros, no tengo pareja y no me gusta hablar de mi vida privada. Tengo muchísimos conocidos pero voy a la fiesta, estoy diez minutos y me salgo. El momento más lindo es cuando abro la puerta de mi casa me saco los zapatos y camino por el jardín. Me gusta el silencio y me gusta mi casa. Mi sueño de chico era tener mi propia casa, hoy lo logré y es lo que más disfruto.

-¿Volverías a Mendoza?

-No, no voy a Mendoza, de hecho mi madre siempre viene a visitarme a Buenos Aires. Iba mucho cuando vivía mi abuela de quien yo siempre fui muy apegado pero cuando falleció no volví más. yo no me llevo con la manera de pensar de los mendocinos, no me cierra cómo son.

-¿Te arrepentís de algo?

-No, todo ha pasado por algo. No me arrepiento de nada, volvería a nacer y vivir todo igual.

-¿Quién es Robertito hoy?

-Un hombre que supo desde chico cuál era su meta en la vida y una persona muy agradecida a todo. Hoy doy gracias por todo lo que tengo, más no puedo pedir.

-¿Como te ves en diez años?

-Viviendo seis meses en Argentina y seis en Europa. Viajando por el mundo con mi mamá.