Cholunotas Sábado, 12 de mayo de 2018

Princesa de día

La hija de Carolina de Mónaco es la nueva imagen de YSL tras abandonar Gucci.

Carlota Casiraghi maneja su imagen a su antojo. Sale en los medios de comunicación cuando le apetece y no se niega a una foto cuando hay una campaña de imagen por medio. Casiraghi sabe el poder de su apellido y lo rentabiliza comercialmente. Tras ejercer como embajadora de Gucci y embajadora de Montblanc, la hija de Carolina de Mónaco se ha convertido ahora en la estrella de la campaña de otoño de 2018 de Saint Laurent.

En el último Baile de la Rosa, el 24 de marzo en Mónaco, y en la gala del Met Gala de Nueva York, el 7 de mayo, Carlota Casiraghi ya lució dos estilismos de esta firma. Ahora se ha sabido que la elección no fue casualidad, la hija mayor de Carolina de Mónaco acaba de sellar su destino como musa de la famosa casa de moda francesa, un símbolo de la elegancia parisina.

A sus 31 años es la estrella de su campaña publicitaria de otoño de 2018, orquestada por su director artístico Anthony Vaccarello, según lo revelan varias fotos y una película, firmada por el fotógrafo de moda británico David Sims.

No sorprende entonces haberla visto posar sobre la alfombra roja del Met junto a Anthony Vaccarello, Charlotte Gainsbourg, una de las musas de Saint Laurent, y varias modelos, todas vestidas con YSL. Tampoco su presencia al frente del show de Saint Laurent al pie de la Torre Eiffel, durante la Semana de la Moda en París en febrero pasado, fue casual.

Carlota Casiraghi está en estos momentos en el segundo trimestre de embarazo del que será su segundo hijo, fruto de su relación con el productor de cine Dimitri Rassam. La pareja tenía previsto casarse este verano pero ha tenido que aplazar la boda ya que Rassam todavía no ha obtenido el divorcio de su esposa y madre de su hija.

Dimitri y Carlota decidieron oficializar su relación posando juntos en la última edición de los Premios César, los mismos en los que se rindió homenaje a la española Penélope Cruz. Era la primera vez que se dejaban fotografiar voluntariamente pese a que comenzaron su relación hace ya un año. Poco después volvían a ponerse ante las cámaras en el tradicional Baile De la Rosa donde ambos captaron a la atención de todos los objetivos y confirmaron sus planes de boda.

El Principado de Mónaco no ha confirmado los detalles de la boda, pero según los medios italianos como el semanal Oggi apuntan que "con muchas probabilidades" la ceremonia por la iglesia se celebrará en Sicilia, donde la madre de él, la actriz Carole Bouquet, tiene una finca de 12 hectáreas con viñedos y una villa en el islote de Pantelleria.

Fuente: El País

Más noticias