Cholunotas Martes, 27 de febrero de 2018

Ewan McGregor: divorciado, premiado y abandonado

Una evidente distancia separaba el brillo del actor en sus trabajos frente a las sombras de su ajetreada intimidad

Ewan Mc Gregor.

"Me gustaría tomarme un momento para darle las gracias a Eve, que siempre ha estado a mi lado durante 22 años, y a mis hijas, Clara, Esther, Jamyan y Anoux. Os quiero". Cuando en enero de este año el actor británico Ewan McGregor (Perth, 1971) ganó el Globo de Oro como mejor actor quiso acordarse de su familia. De la primera, de su exmujer: Eve Mavrakis (Dordoña, 1966). Se casaron en 1995, poco antes de que McGregor despuntase en Trainspotting, dirigida por Danny Boyle. El pasado octubre anunciaron su separación. McGregor se había enamorado de otra mujer; concretamente de Mary Elizabeth Winstead (Estados Unidos, 1984), su compañera de reparto en la serie Fargo.

"Crisis de la mediana edad", describieron los afilados tabloides británicos la ruptura de McGregor con Mavrakis tras 22 años de relación. En este tiempo, la pareja ha tenido cuatro hijas, que actualmente tienen entre 7 y 21 años; Mavrakis ha dejado un poco de lado su trabajo de diseñadora de producción (participó en la oscarizada Las amistades peligrosas, dirigida por Stephen Frears, o en Lock & Stock, de Guy Ritchie) y McGregor se ha consolidado como un gran actor.

Si el papel del drogadicto Renton (al que acaba de volver a interpretar en Trainspotting 2) le acercó a toda una generación, el de Obi Wan Kenobi, en la primera trilogía de la saga Star Wars —en los episodios I a III, dirigidos todos por George Lucas entre 1999 y 2005— le convirtió en un icono.

Entre medias, participó en la original y musical Moulin Rouge (2001) con Nicole Kidman y a las órdenes de Bazz Luhrmann, o en la maravillosa Big Fish (2003) de Tim Burton. Después de su paso por una galaxia muy, muy lejana (sigue dando voz a Obi Wan en las nuevas películas), McGregor trabajó con el genio Roman Polanski en El escritor (2011) y más tarde acompañó a Naomi Watts en Lo imposible (2012), con el español J.A. Bayona tras la cámara.

Pero si el nombre de McGregor y de su exmujer siempre ha estado vinculado a las publicaciones cinematográficas, de la noche a la mañana todos pasaron a ser carne de tabloide. Ayudó que la noticia de su separación se hiciese pública pocas horas antes de que aparecieran en The Sun unas fotos del actor británico besándose con Mary Elizabeth Winstead.

Las vidas de McGregor y Winstead se cruzaron en 2016, cuando se confirmó la participación de ambos en la tercera temporada de la serie Fargo, celebrada por público y crítica. La serie se basa en la película homónima —y de culto— dirigida por los hermanos Coen en 1996. La adaptación televisiva cuenta con el apoyo de los creadores y está regada de misterio, humor negro y toques surrealistas, sin olvidar la ya genuina atmósfera Fargo. Para celebrar que ambos entraban a formar parte de la serie, Mavrakis organizó una cena en su casa. Se conocieron todos y el ambiente fue cordial y agradable. Durante el rodaje de la serie algo cambió entre ambos actores.

El verano pasado los problemas entre McGregor y Mavrakis se hicieron evidentes. A la vez que colgaban fotos juntos en redes, la pareja lidiaba con el enamoramiento de McGregor con Winstead. El actor aseguró a su esposa que no había habido relaciones con su compañera de reparto. Intentaron sacar a flote su relación, pero no les funcionó. Rompieron.

Mavrakis dijo estar devastada. Las redes juzgaron: "No me puedo creer que Ewan haya roto contigo por esa **** barata! ¡Tú eres mucho mejor que él! ¡Sácale todo el dinero que puedas!", escribió una seguidora en Instagram. "¿Qué puedo hacer yo?", contestó escueta y cargada de intenciones Mavrakis. No ha sido el único ataque (con tintes machistas) contra Winstead: aunque ella también dejó a su pareja —el guionista y director Riley Stearns— para estar con McGregor, al actor no le han acusado de "rompehogares" o "destrozamatrimonios".

"Siempre he amado ser un actor", añadió McGregor en su discurso al recoger el (merecido) Globo de Oro como mejor actor por su trabajo en Fargo. Después agradeció estar "rodeado de maravillosos actores" y mencionó a Winstead. Si comenzó su presentación agradeciendo a su exmujer y sus hijas, quiso acabarla mencionando a la que era su novia. Esa mezcla de su vida personal con su carrera profesional fue rara. Evidenciaba la distancia que separaba el brillo de McGregor en pantalla frente a las sombras de su ajetreada vida personal: si en octubre de 2017, y tras más de dos décadas juntos, se separó de su mujer "por diferencias irreconciliables", hace unos días, tras cuatro meses de relación, Winstead rompió con él. El escrutinio público, las noticias en la prensa del corazón, los paparazzi y, sobre todo, los ataques en redes hicieron que Mary Elizabeth Winstead tomase una decisión: dejar al exitoso Ewan McGregor.

Dejanos tu comentario