Diario Uno > China Watch > SinoPharm

Vacuna contra el Covid-19: a toda máquina para satisfacer la demanda

Las líneas de producción para una vacuna contra el COVID-19 recientemente aprobada y desarrollada por el grupo estatal Sinopharm están funcionando a toda velocidad

Las líneas de producción para una vacuna contra el COVID-19 recientemente aprobada y desarrollada por el grupo estatal Sinopharm estaban funcionando a toda velocidad el 4 de enero, mientras más de una docena de fabricantes de vacunas en China se preparaban para garantizar una distribución uniforme y suficiente de las dosis.

En el sitio de fabricación de Sinopharm en los suburbios de Beijing, las ampollas llenas con la vacuna, que habían pasado controles automáticos filtrando las dosis defectuosas, fueron empaquetadas, etiquetadas y codificadas, listas para llegar a los sitios de vacunación de todo el país. “Esta línea de producción puede envasar más de 300 ampollas por minuto... y a cada dosis se le asigna un código de identificación que nos permite examinar si todos los procedimientos de producción, distribución e inmunización cumplen con los estándares”, sostuvo Yang Xiaoming, presidente de China National Biotech Group, una subsidiaria de Sinopharm.

Te puede interesar...

La vacuna de dos dosis, creada por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing de Sinopharm, es la primera en recibir la aprobación condicional del principal regulador de medicamentos de China después de mostrar un porcentaje de eficacia del 79,3 % en los ensayos clínicos de fase 3 a fines de diciembre.

La aprobación oficial que allana el camino para la inoculación masiva en todo el país, junto con varios vistos buenos otorgados a la vacuna por parte de las autoridades sanitarias extranjeras, han acumulado presión sobre la capacidad de fabricación de la compañía, señaló Yang. “Para satisfacer la demanda nacional y mundial, hemos construido tres nuevas plantas equipadas con precauciones de bioseguridad para hacer las dosis líquidas y hemos creado nuevas instalaciones dedicadas al llenado y empaquetado de ampollas. El objetivo es llevar dosis adecuadas a todas las personas que necesitan la vacuna a un ritmo más rápido”.

Según Sinopharm, se espera que la capacidad de producción anual en sus instalaciones en Beijing aumente de 120 millones en este momento a mil millones a fines de este año.

Mientras el personal de la fábrica trabaja incansablemente para garantizar el buen funcionamiento de las líneas de producción, Yang señaló que un gran desafío es asignar una fuerza laboral limitada y garantizar que cada paso sea monitoreado por profesionales calificados. “Como fabricantes somos responsables de asegurar la cantidad y calidad de las vacunas al mismo tiempo”.

Mao Junfeng, funcionario del Ministerio de Industria y Tecnología Informática, indicó a fines de diciembre que 18 productores de vacunas en China habían comenzado recientemente a aumentar la capacidad de producción. Entre ellos, la unidad de Sinopharm en Beijing, Sinovac Biotech en Beijing y el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan en la provincia de Hubei, habían aprobado evaluaciones oficiales de riesgo de bioseguridad, completando un paso clave hacia la producción en masa, sostuvo.

La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, afirmó el 4 de enero que China continuará colaborando con otras partes para promover la distribución equitativa de las vacunas, para contribuir conjuntamente a la lucha mundial contra la pandemia, y para proteger la vida y la salud de todos los pueblos en el mundo.

Mo Jingxi colaboró con esta nota.