China Watch | China Watch | Millones | Comida

Un plato que se saborea primero por el olfato

La gastronomía china es famosa por su fuerte olor

En el mundo de la gastronomía china, pocas cosas son famosas por su fuerte olor, y para algunos, repulsivo, pero cada plato es un clásico y es amado por millones de personas. Entre ellos se encuentra el luosifen, un tipo de fideos de arroz servido con una sopa de caracoles de río, junto con ingredientes como brotes de bambú encurtidos, hongo negro, nata de soja, vegetales frescos, maní y aceite de chile.

Te puede interesar...

“La mayoría de la gente solo sabe que el luosifen tiene un olor acre, pero el auténtico tiene que ser refrescante, picante y caliente al mismo tiempo”, sostuvo Wang Guixi, propietario de un pequeño restaurante que está ocupado sirviendo luosifen fresco en un antiguo barrio del centro de Beijing. Sin embargo, la idea de que los fideos en bolsas podrían ser consumidos en el hogar ayudó a luosifen a conseguir un rápido desarrollo.

En los últimos años, esta comida típica de la ciudad de Liuzhou en la Región Autónoma Zhuang de Guangxi ha ganado popularidad después de que su primer producto envasado se presentara en 2014, aunque no se puede decir que haya tenido éxito en todo el país. Sin embargo, la pandemia del COVID-19 impulsó una mayor dependencia de cientos de millones de chinos de las compras online durante los últimos siete meses, período en que el renombre del luosifen se disparó. Entre los apodos que se le atribuyen en Internet están “rey de las tinieblas”, “arma biológica gastronómica”, la comida “que pone a prueba tu amistad con tus compañeros de habitación” y la comida “con olor a inodoro roto”. Sin embargo, en lugar de alejar a los fideos de los posibles consumidores, y quizás a los futuros conocedores, en 2020 se ha transformado en una sensación a nivel nacional.

La oficina de comercio municipal de Liuzhou informó que la producción y las ventas diarias de los fideos se duplicaron desde antes de la pandemia a 3 millones de bolsas. Ese aumento en las ventas alimentó un interés creciente en Internet por los fideos, lo que sin duda ha generado al mismo tiempo cada vez más ventas.

En mayo, el Diario del Pueblo y Li Ziqi, una bloguera con 11,9 millones de seguidores en YouTube y 26 millones en Sina Weibo, lanzaron un producto de colaboración de luosifen y la noticia llegó a los titulares de los periódicos. En julio, Wuling Motors, uno de los mayores fabricantes de camionetas y minivan de China, lanzó la edición limitada de luosifen de Wuling, y el mes pasado, Li anunció que había invertido en la construcción de una fábrica de luosifen en Liuzhou y había formado una asociación estratégica con el gobierno local sobre este tipo de fideos.

“A juzgar por estas operaciones, no hay duda de que todos se apresuran a crear temas para atraer la atención de los grupos de consumidores jóvenes”, indicó Guo Xin, profesor de marketing de la Universidad de Tecnología y Negocios de Beijing. “El resultado ha sido un buen tráfico comercial y una buena exposición. Debido a que no se pudo salir a cenar durante la epidemia y a la falta de alimentos, la comida instantánea se ha convertido en una necesidad popular. Junto con el impulso catalizador de las celebridades de Internet, las ventas de luosifen han marcado el comienzo de un crecimiento explosivo”.

En febrero, el valor de las ventas de luosifen en la plataforma de compras por Internet Taobao superó los 390 millones de yuanes (u$s 57 millones). Desde entonces, las ventas mensuales se han más que duplicado en comparación con el mismo período del año pasado, según el Informe de Macrodatos sobre Comidas de Taobao. De acuerdo con Ele.me, uno de los principales servicios de comida a domicilio online de China, los pedidos para llevar de luosifen han aumentado un 58 % desde el 25 de febrero.

No importa con qué fabricante o marca de luosifen te cruces, un olor distintivo está destinado a golpear tu alma y el culpable de ese olor son los brotes de bambú encurtidos.

En la húmeda Guangxi, la acidez es el sabor dominante de la comida local. Además, debido a que el bambú es abundante en la región y es difícil mantener frescos sus brotes, los encurtidos se han convertido naturalmente en el plato principal local, uno que depende de la fermentación para prolongar su utilidad.

“No creo que huela mal”, señaló Wang Jing, que se considera un experto conocedor. “Si el luosifen solo tuviera que ver con un olor fétido, podría ser una venta popular por un corto tiempo debido a aquellos que buscan una novedad, pero la magia son los brotes de bambú encurtidos. Mientras los tengas en tu boca el gusto sabroso perdura. Es el sabor de una vida pasada y presente”.

Según un estudio de la Universidad de Guangxi, esto se debe a que, mientras que las sustancias pestilentes se producen por la fermentación de los brotes de bambú, los péptidos cortos, los aminoácidos y los azúcares se disocian. Como producto acuático típico de alto contenido proteico, la sopa de caracol también es rica en nucleótidos y polisacáridos, que tienen puntos altos de fusión y no son volátiles con su sustancia umami. No podemos olerlo pero podemos saborearlo.