Diario Uno China Watch Pastores
Su propia liga

Un grupo de pastores de Mongolia cultiva el amor por el fútbol

Un grupo de pastores de Mongolia Interior ha cultivado el amor por el fútbol en sus propias praderas de gloria 

Si bien gran parte del mundo amante del fútbol se están centrando en los eventos de la competencia pospuesta de la Euro 2020, mientras que muchos fanáticos chinos han fijado la mirada en los Emiratos Árabes Unidos para ver cómo se desarrolla la campaña de clasificación para la Copa Mundial de su selección nacional, en la bandera autónoma de Evenki de la Región Autónoma de Mongolia Interior hay un torneo mucho más importante en el horizonte.

En la región de Shine River de la bandera, se lleva a cabo un torneo de fútbol anual organizado por pastores locales desde la década de 1980. El festival de fútbol, que lleva el nombre de Copa Shine River en honor a la ciudad natal de los pastores, ha estado alimentando a un público local leal y al amor por el hermoso juego en la región durante gran parte de los 40 años.

Seguir leyendo

China Watch - Futbol (2).jpg
China Watch - Futbol (3).jpg

En 1986, algunos pastores pudientes compraron televisores para sus familias y vieron la Copa Mundial de la FIFA de ese año en México. Inspirados por los emocionantes firuletes en el campo por parte de jugadores como Diego Maradona, el belga Jan Ceulemans y el inglés Gary Lineker, los pastores locales quisieron tener un torneo propio. “Inmediatamente pusimos en práctica la idea, aunque solo había dos equipos participando en el juego ese año”, comentó Zaan, uno de los organizadores fundadores del evento. Inclusive 35 años después, el profesor de educación física jubilado de 67 años todavía puede recordar muchos detalles sobre el juego de ese año.

El trofeo se compró en algún lugar fuera de la región de Shine River con la ayuda de un amigo a la distancia. Sin embargo, el trofeo no llegó hasta mucho después de que sonara el pitido final. Se usó un jarrón como sustituto temporal, señaló Zaan, quien desde el principio ha anotado cuidadosamente información detallada sobre cada juego. Dicha información incluye los nombres de los jugadores y árbitros, las puntuaciones de cada juego, los patrocinadores y la cantidad de dinero que donaban.

Después de años de esfuerzo, la Copa Shine River se ha vuelto poco a poco conocida a nivel local, con un número creciente de equipos participantes. También se crearon un trofeo y un logotipo especialmente para el evento, indicó Tamir, director del Club de Fútbol de Shine River.

El torneo generalmente dura hasta cinco días a fines de julio con la participación de ocho o nueve equipos de 12 aldeas independientes. La mayoría de los jugadores son pastores locales o jóvenes que asisten a la universidad en las ciudades cercanas de Hohhot y Baotou. También hay algunos estudiantes de secundaria, sostuvo Tamir. “El torneo se realiza durante las vacaciones de verano porque muchos de nuestros estudiantes universitarios están de regreso en casa y pueden participar”, señaló. Los partidos no se llevan a cabo en campos de fútbol de nivel profesional, sino en pastizales locales, que los pastores cuidan para cumplir con el estándar requerido para el torneo.

El evento atrae a miles de espectadores. La mayoría son los pastores locales y sus familias. Tamir, de 38 años, que comenzó a jugar al fútbol cuando tenía 13 años, afirmó que el mayor valor del juego es alentar a muchas personas a hacer ejercicio y mantenerse saludables. “Algunos ya tenían pasión por el fútbol antes de venir a ver el juego, y otros tantos están desarrollando un interés en el deporte después de ver la competencia”, dijo, y agregó que muchos de su familia, así como amigos, solían ser, o son ahora, jugadores.

A los ojos de Tamir, no es fácil celebrar de forma continua un torneo deportivo a nivel bajo durante tantos años. “La fuente de los fondos es el mayor desafío”, señaló, y agregó que el club no tiene ingresos estables, por lo que el torneo anual depende en gran medida del apoyo financiero de los departamentos locales de cultura y deportes, así como de las cuotas de inscripción que pagan los jugadores. La gente está haciendo todo lo posible para mantener el juego, sostuvo Tamir. Algunos donan dinero y aquellos que no pueden hacerlo optan por llevar carne de res y cordero como alimento para los jugadores.

En los últimos años, a medida que más personas locales se fueron entusiasmando por el deporte, el club de Tamir agregó el futsal (un mini juego de fútbol sala) al torneo anual. El futsal es popular entre niños y mujeres, aunque solo hay unas pocas docenas de jugadores, señaló Tamir. “A través de las competencias hemos encontrado un buen número de jóvenes talentosos locales y esperamos que puedan recibir un mejor entrenamiento”, sostuvo.

Sin embargo, los recursos y la capacidad para ayudar a estos jóvenes aspirantes son limitados. “Nuestra principal prioridad por ahora es mantener el torneo anual”, concluyó Tamir.

Xinhua colaboró con esta nota.

Temas relacionados: