La elogiada serie documental de temática histórica Si los tesoros hablaran, lanzada en 2018, fue uno de los programas de televisión más esperados del verano en China, que ayuda a los espectadores a comprender el brillo de la civilización china de una manera interesante.

La tercera temporada del documental se estrenó el 13 de junio, el Día del Patrimonio Cultural y Natural, en el canal de documentales de la Televisión Central de China, como también en los principales sitios de transmisión como Tencent Video y Bilibili.

 Embed      
 Embed      
 Embed      

Cada uno de los 25 capítulos de 5 minutos de duración presenta un objeto de patrimonio cultural y la última temporada ha recibido tantos elogios como las primeras dos.

La nueva temporada presenta objetos de las colecciones de 18 museos en todo el país, algunos de los cuales se remontan al siglo III, cuando China comenzó un período de turbulencias frecuentes y el aumento simultáneo de estados emergentes. Sin embargo, fue una época fértil para el arte, mientras que floreció la cultura, gracias a los intercambios entre las diferentes etnias. El programa continuó en la era extravagante de la dinastía Tang (618-907) durante la cual un imperio unificado marcó el inicio de uno de los períodos más poderosos y prósperos en la historia del país.

Xu Huan, director en jefe del documental, señaló que fue una época en que se despertaba la conciencia humanística y el arte y la cultura estaban en auge, y un período en que la sociedad china se volvió más inclusiva y diversificada. Los nuevos episodios no solo cubren los estilos de vida de los eruditos oficiales de las dinastías Wei (220-265) y Jin (265-420) junto con la fuerza imponente de la dinastía Tang, con la que la gente está familiarizada, sino que también dan una visión más clara sobre la prueba física del desarrollo de las industrias de manufactura, ingeniería, los sistemas legales y de exportación de los distintos períodos, sostuvo Xu.

Hacer el documental llevó al equipo de producción a museos, instituciones arqueológicas y sitios de reliquias en todo el país, donde filmaron cientos de objetos. Y el equipo, con la ayuda de técnicas modernas de posproducción y la incorporación de lenguaje contemporáneo, es capaz de conectar el pasado con el presente, a la vez que ofrece mucha información y atrae a espectadores.

Un episodio presenta figuras de cerámica Tang y documentos oficiales excavados en las tumbas de Astana que ahora están en exhibición en el Museo de Xinjiang en Urumqi, en la Región Autónoma Uygur de Xinjiang. Las tumbas de Astana forman un cementerio antiguo donde los aristócratas, funcionarios y plebeyos de diferentes grupos étnicos que vivían en la ciudad antigua aledaña de Gaochang fueron enterrados entre los siglos III y VIII. Desde fines de la década de 1950, se descubrieron 456 tumbas y aproximadamente 10.000 reliquias valiosas en un área que abarca 10 kilómetros cuadrados, razón por la cual los historiadores lo consideran un museo subterráneo. El episodio presenta una animación en la que las figuras de porcelana cobran vida, compran en una feria callejera y secretean sobre una disputa entre dos empresarios que han sido llevados al tribunal local, dando a los espectadores una perspectiva más inmersiva del estilo de vida, el auge del comercio y cómo se aplicaban las leyes en Gaochang, un importante puesto de comercio de la antigua Ruta de la Seda.

Otro capítulo se centra en un brocado Tang con motivos que conserva el Museo Nacional de la Seda de China en Hangzhou, provincia de Zhejiang. Ofrece un vistazo de la mente de los tejedores antiguos, mostrando cómo elegían y arreglaban los patrones de plantas y animales para liderar la tendencia de la época. La música de fondo para este capítulo se combina con los sonidos de tipeo de un teclado que, según el director de sonido del documental Wang Tong, es un homenaje de los técnicos modernos a la sabiduría de la artesanía de hace siglos. Los carteles promocionales creativos del documental también han ayudado a que la serie gane popularidad, ya que la gente los publica y recomienda en sus redes sociales. Los carteles de la tercera temporada muestran los objetos que buscan sus reflejos en un espejo, aparentemente perdidos en sus pensamientos más profundos. “Después de que se hicieron, estos objetos se pasaron de un dueño a otro, que los mantuvieron como una herencia de familia”, sostuvo Huang Hai, quien diseñó los carteles. “En algún momento fueron enterrados bajo tierra y gradualmente olvidados en la memoria. Luego un día los desenterraron y enviaron a los museos para convertirse en tesoros nacionales, vistos a la distancia”. La producción ayudará a la gente de hoy a escuchar y entender el “deseo interno” de los objetos, señaló.

Te puede interesar...

Temas