Energía solar y eólica

Prueba olímpica: reducir el carbono

Los Juegos de Beijing plantaron una posibilidad para eventos mundiales

Los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing que acaban de concluir son llamados los primeros Juegos neutrales en carbono.

Todas las sedes funcionaron con energía solar y eólica. El distrito de Chongli de Zhangjiakou en la provincia de Hebei, que fue sede de los eventos de esquí, cuenta con los recursos de energía solar y eólica más ricos del norte de China. Según un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables, las instalaciones olímpicas de Chongli funcionaban al 100 % con electricidad generada a partir de fuentes renovables. Todos los edificios de la zona recibieron calor de una estación de calefacción central solar a gran escala, así como de bombas de temperatura geotérmicas y calderas eléctricas alimentadas con electricidad renovable. Grandes molinos de viento también produjeron energía verde para los Juegos. La instalación de una red eléctrica verde en Zhangjiakou se considera un modelo de lo que China hará a mayor escala en los próximos años.

Los vehículos también funcionaron con energía limpia. La petrolera Shell comenzó la producción en su proyecto de hidrógeno sin carbono en Zhangjiakou justo antes del Año Nuevo Lunar chino. Se estimó que el proyecto aportaría aproximadamente la mitad del suministro de hidrógeno verde para vehículos con celdas de combustible en la zona de competencia de la ciudad durante los Juegos. Los vehículos de bajo consumo de combustible representaron el 100 % de todos los autos de pasajeros y el 85 % de todos los vehículos, incluidos aquellos suministrados por el socio olímpico mundial Toyota, según informó el Comité Olímpico Internacional (COI).

Se reutilizaron algunas de las sedes de los Juegos de Verano de 2008 y seis de las arenas olímpicas de verano en Beijing fueron reacondicionadas para celebrar los Juegos de Invierno. Los edificios de una antigua acería se convirtieron en la oficina del comité organizador. El Cubo de Agua para eventos de natación en 2008 se convirtió en la sede de competencias de curling.

Los sistemas de refrigeración de CO2 natural se utilizaron en cuatro sedes de hielo, sostuvo el COI, la primera vez que se utiliza esta tecnología de bajo impacto climático en los Juegos Olímpicos de Invierno. Fue diseñado para reducir las emisiones de carbono del proceso de enfriamiento a casi cero y reducir también el desperdicio de calor y el consumo de energía.

Para compensar las emisiones inevitables de los autos, los viajes aéreos y la construcción, se plantaron árboles que cubrieron miles de hectáreas, 47.333 en Beijing y 33.000 en Zhangjiakou. Se decía que los árboles de Beijing generarían alrededor de 530.000 toneladas de captación de carbono forestal y los árboles de Zhangjiakou, 570.000 toneladas. Algunos árboles fueron cortados para tener más espacio para los Juegos, pero se plantaron muchos más.

Con el objeto de minimizar los impactos en los ecosistemas locales, especialmente en los animales salvajes, se redujo la construcción nocturna, se construyeron caminos para animales y se implementaron nidos de pájaros artificiales.

Beijing se ha convertido en la primera ciudad del mundo en celebrar los Juegos Olímpicos de verano e invierno. Aunque la ciudad puede ser fría en invierno, hay una cantidad limitada de nieve natural, por lo que se hizo artificialmente. Este puede ser el futuro de los deportes de invierno en muchas partes del mundo, cuando estos se extiendan a más países en un momento en que el cambio climático crea enormes obstáculos para los deportes. El desarrollo de tecnologías verdes será fundamental.

Además de los logros ecológicos, los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing constituyen un gran esfuerzo para continuar con el deporte durante un período de prueba en la política mundial. Los Juegos reafirman el mensaje clave para el mundo: todos somos una familia y debemos tratarnos como tal. Un pequeño grupo de naciones occidentales organizaron lo que se denominó un boicot diplomático de los Juegos, pero no obtuvo la tracción que esperaban y, de hecho, fue un fracaso. Es especialmente en tiempos difíciles que necesitamos eventos deportivos internacionales como una plataforma para el diálogo, alianzas globales y la promoción de la idea de que todos somos una familia.

Beijing ha fijado un alto estándar para los Juegos Olímpicos ecológicos. Estoy seguro de que París 2024 se basará en esto y desarrollará aún más esta idea. Los Juegos Olímpicos nos ayudarán a crear un futuro verde.

El autor es presidente del Instituto de Desarrollo Verde de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y exdirector ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Las opiniones no reflejan necesariamente las de China Daily.

Temas relacionados: