Inteligencia artificial

Por unos fuegos artificiales más ecológicos y seguros

Con la ayuda de sistemas de monitoreo inteligente se reducen los accidentes en la fábrica del mundo

Por UNO

Los fuegos artificiales iluminaron el cielo nocturno, deletreando el mensaje: “Un mundo, una familia”. La espectacular presentación durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 dejó a muchos atónitos.

Utilizados durante cientos de años, los fuegos artificiales son cada vez más llamativos, capaces de crear una amplia variedad de formas y efectos y añadir más diversión a las festividades. La producción de fuegos artificiales, que solía ser una de las industrias más peligrosas de China, se ha vuelto más segura y respetuosa del medio ambiente gracias al uso de instalaciones inteligentes.

Los fuegos artificiales chinos se venden en todo el mundo, pero la mayoría se fabrican en la zona fronteriza entre las provincias de Hunan y Jiangxi, una antigua base revolucionaria. El sector viene experimentando un crecimiento constante, con menos accidentes en los últimos años.

Liuyang en Hunan, por ejemplo, tuvo una producción de fuegos artificiales por un valor de casi 26.200 millones de yuanes (U$S4.000 millones) el año pasado, un 28,9 % más que en 2020, señaló Chen Xiangtao, subdirector del centro de desarrollo de fuegos artificiales de la ciudad.

Esta industria no solo es peligrosa, sino que también requiere mucha mano de obra, sostuvo Chen. Siendo la seguridad una preocupación clave, el gobierno ha estado trabajando para promover el uso de líneas automatizadas y máquinas inteligentes.

La maquinaria se está utilizando en procesos de producción clave en todas las empresas de fuegos artificiales en Liuyang, “lo que ha evitado de forma efectiva accidentes de seguridad graves”, indicó Chen.

En la fábrica de Guangming, que pertenece a la compañía de fuegos artificiales Liuyang Zhongzhou, por ejemplo, una línea de producción automática ha estado en funcionamiento desde 2017. “Toda la línea solo necesita 11 personas para funcionar y puede hacer el trabajo que antes requería de 300 empleados”, señaló Zhu Pingan, director de seguridad de la fábrica.

Los pasos más peligrosos son los relacionados con la pólvora. La línea ha minimizado la cantidad de personas necesarias en dichos procedimientos y, para algunos, la producción está completamente automatizada.

También se ahorra en la necesidad de espacio. La línea de producción de la fábrica de Guangming abarca solo una hectárea, o aproximadamente el 30 % del área que tradicionalmente se requiere para una capacidad similar.

Asimismo, el gobierno de Liuyang ha recurrido a la tecnología de inteligencia artificial para mejorar la supervisión de la seguridad.

En el pueblo de Dayao en Liuyang, que produce el 70 % de las materias primas utilizadas para fabricar fuegos artificiales en todo el mundo, por ejemplo, todas las empresas tienen cámaras de inteligencia artificial que están conectadas a un sistema de prevención de riesgos y detección anticipada.

Por seguridad, solo se permite el ingreso de un trabajador a algunas áreas de producción y el sistema alerta automáticamente a los ejecutivos de la fábrica si aparece más de una persona en un área restringida. Luego, se envían mensajes de alerta a los ejecutivos de nivel superior e incluso a los departamentos de gestión de emergencias si no se hace nada para abordar la transgresión, indicaron las autoridades de Dayao.

El sistema también puede monitorear la electricidad estática, la humedad y la densidad del polvo y emitir un aviso cuando alcanza niveles potencialmente peligrosos.

Liuyang también se esforzó para hacer que los fuegos artificiales sean más amigables con el medio ambiente, sostuvo Chen. Además de crear plataformas de investigación y desarrollo, la ciudad ha trabajado con institutos de todo el país para hacer que los fuegos artificiales sean más ecológicos. Los propulsores que producen poco humo y no emiten azufre y los proyectiles de fuegos artificiales hechos de fibra vegetal regenerada son algunos de los 300 logros de la innovación, señaló Chen.