Artesanías de porcelana

Moldeando el futuro de un oficio antiguo

Artesano adopta un nuevo enfoque para garantizar que prevalezca la técnica de cocción de porcelana de Tongguan

No todo el mundo puede hacer mucho con una bola de arcilla, pero en las manos mágicas de Liu Kunting puede convertirse en estatuillas de porcelana, vasijas y otros objetos de valor artístico.

En el taller de cerámica de Liu, que está escondido en un pequeño callejón en el subdistrito de Tongguan de Changsha, capital de la provincia de Hunan, los visitantes pueden ver innumerables artículos de porcelana exquisita que representan una variedad de sujetos, desde niños de aldea despreocupados y pueblerinas recatadas hasta granjeros canosos. Son todas obras de amor para Liu.

Habiendo dedicado más de cinco décadas a refinar sus proezas de moldeo en arcilla, el hombre de 59 años se ha convertido en heredero nacional de la técnica de cocción de porcelana de Tongguan, que fue considerada patrimonio intangible nacional en 2011.

“Hacer porcelana en un horno de Tongguan requiere al menos seis tipos de materias primas, como arcilla, arena y subsuelo”, sostuvo Liu.

“Se necesitan al menos 10 días y más de 10 procedimientos meticulosos y laboriosos, que incluyen la mezcla de arcilla, el moldeado, el pellizco, la pintura y el glaseado, antes de que una pieza pueda cocerse a una temperatura máxima de 1.280 °C”, agregó Liu.

Tongguan fue el lugar de nacimiento de la porcelana multicolor del país y los hornos de Tongguan se consideraban un grupo industrial orientado a la exportación, con envíos de sus productos a casi 30 países y regiones, llegando hasta el sur de Asia y el norte de África, según Qu Wei, curador del Museo de Porcelanas de los Hornos de Tongguan en Changsha.

Los precios más bajos, la pintura única multicolor bajo vidriado y los elementos culturales extranjeros integrados en las formas y decoraciones hicieron que los objetos producidos en los hornos de Tongguan fueran los favoritos para la exportación durante la dinastía Tang (618-907) en su última etapa, señaló Qu. Sin embargo, la producción comenzó a declinar después de la era Tang, y los hornos estuvieron incluso a punto de caer en el olvido después de la dinastía Song (960-1276).

Los hornos de Tongguan volvieron al conocimiento público nuevamente en la década de 1950, gracias al descubrimiento arqueológico de sitios de reliquias masivos en la región poblada por hornos antiguos. A lo largo de los años, el gobierno local ha buscado revivir la larga tradición de fabricación de porcelana de la región e impulsar su industria. Ha hecho que Liu esté aún más decidido a realizar el oficio al que se viene dedicando su familia durante tres generaciones.

En los últimos años, Liu ha aportado muchas ideas nuevas al tiempo que ha heredado la técnica de cocción tradicional de la porcelana de los hornos de Tongguan. A través de muchos experimentos, Liu reconfiguró la arcilla para que las teteras tengan una textura más consistente y puedan incorporar tallados artísticos más sofisticados.

“Espero promover la transformación de la porcelana de artículos de colección a un uso más práctico”, sostuvo. Su idea es hacer que las obras se integren mejor en la vida de las personas.

Temas relacionados: