China Watch | China Watch | China | Comercio

Mayor apoyo para los inversores extranjeros

La nación promete tomar medidas para estabilizar la confianza comercial a largo plazo

China fortalecerá los servicios y ayudará a resolver las dificultades operativas de las empresas globales a fin de estabilizar la confianza comercial a largo plazo de los inversores extranjeros en medio de las repercusiones económicas de la pandemia de COVID-19, según afirmaron funcionarios del Gobierno.

En el país, se registró un aumento de la inversión extranjera directa (IED) en el sector no financiero del 0,5 % anual a 535,65 mil millones de yuanes (u$s 77,13 mil millones) durante los primeros siete meses de este año, alcanzando un crecimiento positivo por primera vez desde enero, según datos del Ministerio de Comercio. En julio, la afluencia de IED creció un 15,8 % anual a 63,47 mil millones de yuanes, logrando un crecimiento positivo durante cuatro meses consecutivos desde abril.

Te puede interesar...

El Gobierno también intensificará el apoyo crediticio para las empresas de comercio exterior, especialmente las micro y pequeñas y medianas, y ampliará el apoyo financiero a las principales compañías financiadas con fondos extranjeros, que sean elegibles para cuotas de redescuento y refinanciamiento de bajo costo, sostuvo Ren Hongbin, ministro asistente de Comercio. Las declaraciones de Ren tuvieron lugar después de que el Consejo de Estado publicara una directriz el 12 de agosto para implementar más medidas a fin de proteger a las entidades de comercio exterior, apoyar el crecimiento local de las empresas globales y mantener estables las cadenas de suministro. Según indica la nueva normativa del Gobierno, señaló, las compañías financiadas con fondos extranjeros tienen tanto derecho como las empresas nacionales a la cuota especial de 1,5 billones de yuanes destinada al préstamo y al redescuento proporcionada por el Banco Popular de China, el banco central de la nación. Además, los 570 mil millones de yuanes del Banco de Exportación e Importación de China para nuevos préstamos también se pueden utilizar para apoyar a importantes compañías financiadas con fondos extranjeros calificadas.

De acuerdo con Ren, se esforzarán más para ayudar a las empresas de comercio exterior a expandir los canales de mercado, así como para mejorar las instalaciones y los servicios comerciales, incluidos las plataformas de comercio electrónico transfronterizo, la logística transfronteriza y los depósitos en el extranjero. China protegerá mejor los derechos de propiedad intelectual y los derechos e intereses legítimos de las compañías extranjeras para asegurarse de que estén dispuestas a invertir y desarrollarse en China, continuó Ren.

El brote de la pandemia ha llevado a muchos países a fortalecer su control sobre la inversión extranjera que ya era de por sí estricto. Si bien algunos de los ajustes de políticas directamente relacionados con la pandemia pueden ser de carácter temporal en última instancia, es probable que el panorama general sea de un cambio estructural, en lugar de cíclico, y que la pandemia ayude a acelerar las tendencias ya existentes, señaló Nanda Lau, directora de la oficina en Shanghai de la firma legal internacional Herbert Smith Freehills. Por el contrario, China es uno de los pocos países que ha abierto progresivamente parte de su economía a la inversión extranjera y ha simplificado sus procesos de revisión, sostuvo Lau. Esto se ilustra bien con la nueva Ley de Inversión Extranjera y la nueva lista negativa implementada en el primer semestre de este año.

La nueva directriz del Gobierno también instó a un mayor apoyo para las industrias de alta tecnología, enfatizando la necesidad de alentar a los inversores extranjeros a que inviertan en el sector. China no solo es el mercado industrial y de fabricación más importante, sino que también lleva a cabo una gran cantidad de innovación tecnológica. Todos estos factores ofrecen a las multinacionales una gran confianza para enriquecer su presencia en China, sostuvo Peter Herweck, vicepresidente ejecutivo de Schneider Electric SA, el grupo industrial francés.